Sociedad

Afirman que el tren a Mar del Plata no se reactiva por durmientes rotos

Continúa la novela del frustrado intento de activar el tren a Mar del Plata. El titular del gremio La Fraternidad había dicho que se debía a trabas con el pase de empleados. Un informe oficial apunta a fallas en el material de los durmientes.
08 de mayo 9:05 AM
En esta nota
imag

El informe oficial de la nueva administración de Infraestructura Ferroviaria señala que se rompieron 55 mil durmientes entre este ramal y el de Rosario.

El tren a Mar del Plata sigue sin ponerse en funcionamiento. Hace unos días el secretario General de La Fraternidad, Omar Maturano, comentó que la traba se debe a que los empleados ferroviarios tienen que pasar de Ferrobaires a Trenes Argentinos. Pero ahora apareció otro actor en escena: los durmientes colocados en 2015 que según un informe oficial se rompieron en su gran mayoría: en ese ramal y en el que va a Rosario se partieron 55.000 bloques de una empresa marplatense.
 
Según una publicación del diario La Nación, hay varios protagonistas de la historia. Por un lado, la empresa marplatense que los construyó, Solana-Dhasa (Durmientes de Hormigón Argentinos Sociedad Anónima). Por el otro, el ex ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo, que los compró, y finalmente el actual presidente de la Administración de Infraestructura Ferroviaria (ADIF), Guillermo Fiad, que a poco de asumir se encontró con 55.000 bloques colocados, rotos e inservibles por los que se habían pagado cientos de millones de pesos.
 
La historia se remonta a 2013. Entre ese año y 2015, la gestión Randazzo licitó el cambio de vías para ambos ramales. Se colocaron 1,10 millones de durmientes para sostener los rieles nuevos. Solana-Dhasa fue una de las adjudicatarias. En el ramal a Mar del Plata instaló 129.000 de un total de 227.000 durmientes (fue el adjudicatario más grande); el resto se colocaron en las vías que van a Rosario.
 
Pero hay que ir un poco más atrás. Un año antes, en 2012, se había creado Durmientes de Hormigón Argentinos (Dhasa). La empresa de material ferroviario se instaló poco antes del llamado a licitación y es un desprendimiento de la constructora industrial marplatense Solana SRL. La empresa, constituida en febrero de 2012, tiene tres socios -Mabel Susana González, Diego Salvador Miceli y Máximo Miguel Miceli- y un capital social inicial de $ 100.000. Así surgió la compañía que un año después, con pocos antecedentes, colocó aquellos 227.000 durmientes fabricados en Mar del Plata.
 
El año pasado, un total de 14 contratos en ambos ramales estaban parados por falta de pago. En abril de 2016, ya en la administración Macri, se analizaron las posibles soluciones para el tema de los durmientes fisurados, ya conocidos en la jerga como "los durmientes de Franetovich", en referencia a Ariel Franetovich, un estrecho colaborador de Randazzo que fue presidente de Ferrocarriles Argentinos y uno de los responsables de aquella compra.
 
Finalmente, y luego de una larga negociación, los durmientes serán cambiados. Dhasa se hace cargo del costo de recambio de la totalidad hasta la fecha y de la provisión de nuevos. Además, se selló un compromiso de recambio en el caso que se verifiquen fisuras en algunos instalados durante los próximos cinco años.
 
Guillermo Fiad, presidente de ADIF, dijo que no fue una negociación fácil. "Lo que se había firmado dejaba en muy malas condiciones de negociación al Estado, pero creo que logramos un acuerdo importante, que hizo ahorrar al Estado 1000 millones de pesos", contestó.