Sociedad

Hubo 673 casos de torturas en cárceles de la Provincia en 2016

En la Unidad N° 6 de Dolores se registraron 12 casos y está entre los de menor denuncias recibidas. Solamente hubo menos en Necochea (2) y Pergamino (1). Al frente está Morón, con 214.
28 de junio 8:28 AM
En esta nota
imag

Las denuncias por torturas y abusos en las cárceles crecen cada año. Por eso se arman estos informes de denuncias.

La defensoría de Casación presentó un informe anual de 2016 en el que se denunciaron los casos de torturas y tratos inhumanos en las cárceles de la Provincia. El número asciende a 673 presentaciones sobre abusos en los penales.
 
El número surge de una radiografia de 673 nuevos casos relevados por un grupo de defensores de diferentes departamentos judiciales, que lo vienen haciendo  desde su inicio en 2000, en virtud de  una resolución del Defensor de Casación que luego obtuviera respaldo legislativo.
 
Las Defensorías de los Departamentos judiciales que más hechos relevaron fueron la de Morón (214 casos), Bahía Blanca (103), Mercedes (68), La Matanza (60), San Nicolás (48), Lomas de Zamora (33). 
 
También se recibieron casos de las Defensas de Azul (25 ), Mar del Plata (23), Zárate - Campana (22), Trenque Lauquen (20), San Isidro (20), San Martín (13), Dolores (12), Necochea (2) y Pergamino (1). 
 
De los nuevos casos ocurridos en 2016, 340 fueron denunciados, mientras los restantes 333 solicitaron la reserva a fin de evitar represalias tanto de agentes Penitenciarios como de la Policía. 
 
En un capítulo dedicado a la violencia policial, sobre un total de 327 casos se mencionan 307 casos de brutalidad mediante golpes de puño; patadas; ducha fría; entre otros.
 
En muchos casos las víctimas resultan personas en situación de mayor vulnerabilidad como  mujeres (15 casos) y niños menores de 18 años (133 casos). 
 
En virtud de estos datos se requirió a los poderes del Estado Provincial involucrados, una serie de medidas concretas: creacion del Mecanismo de prevención de torturas; de una policia judicial; que la Salud penitenciaria sea prestada por el Ministerio de Salud; y dotar de independencia a la Defensa pública, entre otras.