Política

Etchevarren apunta a un triunfo histórico en Dolores

A un mes de las generales, la lista que encabeza Gastón Garófalo podría aumentar la ventaja que obtuvo en las primarias. Sumaría presencia en el HCD ya que el sector sólo renueva 3 concejales.
22 de septiembre 8:11 AM
imag

El intendente Etchevarren con su primer candidato a concejal Gastón Garófalo en la vuelta del tren a Dolores.

Tal como había sucedido en la previa de las PASO, la campaña electoral con miras a las generales despierta en Dolores poco entusiasmo. Tanto desde el oficialismo como desde la oposición descuentan que el resultado de agosto, con un amplio triunfo de la lista de Cambiemos las apuestas están centradas en cuáles serán los números y cuántos concejales obtendrán las fuerzas en pugna.
 
Si tomamos las PASO como antecedente, la lista que encabeza Gastón Garófalo y responde al intendente Camilo Etchevarren, se alzaría con un triunfo contundente. El espacio pone en juego tres bancas y se descarta que las puedan mantener. Los más entusiastas auguran que podrán obtener una más y repetir la perfomance de 2011, cuando, además, consiguieron los dos consejeros escolares en disputa.
 
La ronda de inauguraciones en las que se ha embarcado el gobierno municipal apuntala el discurso de campaña, basada –como ha sido caballito de batalla de Etchevarren- en las obras públicas que lleva
adelante y en el aceitado vínculo con la nación y la provincia.
 
Por su parte, la oposición se encuentra en la misma encrucijada de los peronismos que se aprecia a nivel nacional. Facundo Celasco de Unidad Ciudadana, Milena Suárez de 1País y Sebastián Tamagno de Cumplir, en ese orden, fueron los que obtuvieron los puestos 2, 3 y 4 en las PASO. La propuesta de unidad es también una perspectiva que se baraja, aunque sin demasiado éxito por el momento.
 
Se habla de una reunión entre Celasco y Meckievi, referente de 1País, que habría buscado el acercamiento –como sucedió en las elecciones anteriores- que no dio los frutos esperados. Celasco esgrime sus resultados electorales como argumento para comandar el peronismo local, pero no parece tan sencillo que otros dirigentes acepten sin más esta imposición.
 
Por parte de Cumplir, dirigentes del sector desmintieron al semanario ENTRELINAS cualquier acercamiento en aras de la unificación, siguiendo la línea trazada por Florencio Randazzo en su tajante negativa al pedido de Cristina Fernández de Kirchner de encolumnarse tras su candidatura.
 
Las especulaciones, de todos modos, están puestas en las matemáticas. Para el oficialismo, un desafío es aumentar el caudal de votantes que participaron en agosto. Las PASO siempre tienen un número menor de asistencia a las urnas que las generales, a lo que se sumó el problema climático que, dicen en el entorno de Etchevarren, impidió que quienes viven en el campo y son parte de la base electoral del oficialismo, pudieran acercarse a los lugares de votación.
 
El aumento del piso electoral tendría, especulan, un doble efecto: por una parte,permitiría asegurar el cuarto concejal esperado e impediría que los partidos que menos votos obtuvieron no alcanzaran el
piso mínimo para ingresar al Concejo. El sistema D’Hont, el que se utiliza para repartir las bancas, ha sido frecuentemente acusado de favorecer a las mayorías, y en este caso queda bastante claro.
 
Sobre los 17 mil emitidos, el mínimo para obtener una banca es 2428. Si votaran 20 mil (el padrón local es de 24.067) habría que obtener 2857. Estos números son los que concentran la atención de todas las fuerzas que competirán en octubre, incluyendo a la izquierda del FIT que logró su paso a la general al superar el piso mínimo necesario en las PASO.
 
QUÉ SE JUEGA
El HCD de Dolores tiene 14 bancas, de las que se renuevan la mitad. El oficialismo pone en juego tres, el kirchnerismo dos, el massismo una y Sebastián Tamagno, exiliado este año del meckievismo massista y actual candidato por Cumplir también finaliza su período. Si se repitiera el resultado de las PASO, el oficialismo tendría la mayoría, el celasquismo cuatro ediles y el meckievismo, tres. Obviamente, todos los involucrados apuntan a aumentar su caudal electoral y a que esta distribución se modifique a su favor.