Sociedad

Condenaron a la tesorera del Banco Nación por robar la cuenta de los dueños de Frutamar

Sucedió en la sucursal de Santa Teresita. La condenada había hecho una operación fraudulenta con la cuenta de una empresa para quedarse con más de 400 mil pesos.
09 de diciembre 8:48 AM
imag

El hecho ocurrió el 18 de septiembre de 2014 en perjuicio de la firma Hakim Hermanos SRL.

La tesorera y cajera de la sucursal de Santa Teresita del Banco de la Nación Argentina, Elena Acuña, fue condenada a 2 años de prisión y apenas una multa de 1.000 pesos por robar 410.000 pesos de la cuenta de la empresa Hakim Hermanos, que tienen el conocido centro de compras Frutamar.
 
La sentencia del juez del Tribunal Oral Federal, Roberto Atilio Falcone, afecta a Elena Acuña, de 46 años, que fue encontrada culpable del delito de sustracción de caudales públicos y, además de la pena de 2 años de prisión de ejecución condicional, la mujer quedó inhabilitada de manera absoluta y perpetua para ocupar cargos públicos, informó el diario La Capital.
 
El hecho, llevado al juicio abreviado por el fiscal federal Juan Manuel Pettigiani, ocurrió el 18 de septiembre de 2014 en perjuicio de la firma Hakim Hermanos SRL, dueños de la cuenta a la que Acuña le extrajo el dinero, y del mismo Banco Nación, ya que tuvo que cubrir el 25 de noviembre de ese año el faltante de efectivo.
 
Según quedó demostrado en el juicio, la cajera Julia Acuña, quien revestía el cargo de tesorera de la sucursal del Banco Nación en Santa Teresita, realizó la extracción de 410.000 pesos de la cuenta de Hakim Hermanos SRL. El ticket de esa operación no poseía la firma de los responsables de la cuenta y en su reemplazo contenía la leyenda “aplicado al pago de AFIP y REC”.
 
Desde el banco intentaron ubicar la contrapartida de dicha operación, tanto en Recaudaciones como en AFIP, sin que se obtenga resultado satisfactorio. Además, al momento de detectarse la irregularidad se contactó a Acuña, pero la tesorera y cajera se encontraba de vacaciones.
 
En la investigación, quedó asentado que Acuña le había explicado al gerente del banco que “el dinero se lo había pedido prestado al cliente dado que un familiar debía cerrar una operación inmobiliaria” y que “a ella le faltaron los 410.000 pesos pero no sabe de qué manera, que no es una transacción inmobiliaria y que ella no robó nada, que de alguna manera lo iba a devolver”.
 
De esta manera, en el juicio abreviado quedó acreditado en primera instancia que la extracción de dinero existió y que en ningún momento se autorizó, consintió ni justificó. La misma ocurrió efectivamente el 18 de septiembre de 2014 cerca del mediodía.
 
Según las múltiples pruebas analizadas, Acuña, por la función que ocupaba en el banco, personalmente sustrajo de manera indebida el dinero desde la bóveda del tesoro de reserva hasta la caja de seguridad de los cajeros automáticos y, posteriormente debitó indebidamente ese importe de la cuenta bancaria que la firma Hakim Hermanos SRL.
 
La principal hipótesis es que Acuña consiguió la clave personal de un alto mando del Banco Nación para realizar este tipo de operaciones. La misma, la habría robado al espiarla mientras trabajaba al lado de su caja, conjetura el diario La Capital.
 
Por otra parte, si bien el gerente del Banco y otra persona con cargo jerárquico habían sido imputados por no cumplir con sus funciones de manera correcta, es decir, no haber controlado, el juez Falcone decidió sobreseer a ambos por no haber encontrado responsabilidad penal en lo ocurrido. Finalmente, en cuanto a la condena, Falcone tuvo en cuenta que Acuña no cuenta con antecedentes penales y, además, tiene buen concepto en los vecinos y compañeros.