Sociedad

El drama de los vecinos de Villa Gesell que se quedaron sin colectivos

La empresa de transporte local dejó de funcionar por un conflicto con la Municipalidad. La gente tiene que hacer dedo para llegar a sus trabajos. Detalles.
27 de febrero 1:02 PM
En esta nota
imag

Los vecinos de Gesell que van a sus trabajos tienen que hacer dedo o juntarse en cajas de camionetas. (Foto: Telenoche).

La única línea de colectivos de Villa Gesell dejó de funcionar. La empresa de transporte público "El Último Querandí", con servicio durante casi 50 años en la ciudad, mantiene un conflicto con la Municipalidad local y los habitantes del distrito costero sumaron un gran problema desde hace algunos días. 

Es que la empresa de colectivos conecta a todas las localidades de Villa Gesell como Las Gaviotas, Mar de las Pampas y Mar Azul y ahora para trasladarse los vecinos tienen que hacer dedo o juntarse en cajas de camionetas con lo peligroso del caso. 
 
La empresa "El Último Querandí" presentó la caducidad del contrato que tenía firmado con el municipio gesellino el último 6 de febrero y los trabajadores se quedaron sin cobrar el sueldo y sin tareas. "Es la única línea que hay en la zona. Desde el gobierno le pusieron piedras en el camino: hace cuatro años que no les dejaban aumentar el boleto, por ejemplo. La empresa se tenía que hacer cargo de todos los aumentos. Llegó un momento en el que tocó fondo", contó a Telenoche, uno de los trabajadores.
 
El conflicto principal tenía que ver con el boleto. La tarifa desencadenó una pelea con el municipio que terminó con el servicio. Desde la compañía manifestaron que entraron en una crisis financiera que no les permitió mantener a las unidades en la calle y a los empleados trabajando.
 
Los más perjudicados son los pasajeros, que tienen que usar vías alternativas para llegar a destino. La más usada es "hacer dedo". "Vivo en Mar de Las Pampas y necesitamos un transporte. Hace 20 días que estamos a pie", dice una señora damnificada. La mujer lleva un cartel con la leyenda "no tenemos colectivo" para que la puedan llevar. "Me paro y lo hago. Me da mucha vergüenza, pero 40 cuadras no puedo caminar y un remise sale 200 pesos", agregó la vecina.