Rusia 2018

La singular historia de Croacia, el país que se independizó en 1991 y llegó a la final del Mundial

Es el segundo país menos poblado que alcanza una final de la Copa del Mundo (detrás de Uruguay). Aquí, un somero repaso a la historia reciente de Croacia, tras su quinto mundial.
11 de julio 6:02 PM
imag

Croacia es el segundo país menos poblado (4 millones de habitantes) que alcanza una final de la Copa del Mundo, sólo por detrás de Uruguay.

En su quinta participación mundialista, Croacia logró llegar por primera vez a una final de la Copa del Mundo de la FIFA. Hasta aquí lo más saliente había sido la 3ª posición obtenida hace 20 años en Francia, el rival del próximo domingo en Moscú. No pudieron participar en Estados Unidos 1994 ni en Sudáfrica 2010 y no pasaron la zona de grupos en Brasil 2014. Sin embargo, esta generación dorada que encabezan Luka Modric e Ivan Rakitic se encuentran ante la última gran oportunidad de quedar en la historia del fútbol.
 
Para el Mundial de Italia 1990 todavía Croacia integraba Yugoslavia, a quien Argentina eliminó en cuartos de final, tras una serie de penales en la que hasta Diego Maradona no pudo convertir. La también llamada Segunda Yugoslavia era un estado fundado tras la Segunda Guerra Mundial que reunía a Bosnia y Herzegovina, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Serbia. El régimen era dirigido por Josip Broz Tito y aliada de la Unión Soviética hasta 1948.
 
La disolución de Yugoslavia tuvo diversos factores: el malestar de las naciones más desarrolladas por subsidiar la crisis económica de las otras, conflictos étnicos, la creación de las regiones autónomas de Vojvodina y Kosovo, la muerte de Tito y la figura de Slobodan Milosevic. 
 
Milosevic fue un duro crítico del sistema federal y buscó centralizar el gobierno en Serbia, alegando que era el pueblo más numeroso dentro de Yugoslavia. Las intenciones independentistas de Croacia y Eslovenia llevaron a sus líderes a rechazarlo y los representantes de la federación no llegaron a un acuerdo, provocando la disolución del Partido Comunista Yugoslavo.
 
Con el régimen comunista caído, se llevaron a cabo comicios multipartidistas en las que Croacia y Eslovenia escogieron a líderes que fortalecieron los aires independentistas. Serbia y Montenegro, por otro lado, eran férreos defensores de mantener a Yugoslavia unida.
 
El tenso ambiente terminó por explotar en marzo de 1990 en la ciudad croata de Split, cuando un joven militar yugoslavo fue asesinado dentro del tanque que conducía alrededor de manifestantes pro independentistas. El asesinato provocó un efecto dominó. Primero, el Ejército Popular Yugoslavo (EPY) intentó declarar el estado de emergencia, pero la medida fue bloqueada por el grupo de países que apoyaban a Croacia. Sin embargo, grupos serbios acataron la medida en regiones autónomas. 
 
Croacia reaccionó a los bloqueos de vías con helicópteros y fuerzas policiales. El EPY respondió con aviones de guerra. En diciembre de 1990 el parlamento croata proclamó su soberanía. Pero, a inicios de 1991 difundieron un video de una reunión secreta en la que aparecía el ministro de Defensa croata anunciando que estaban en guerra con el ejército. 
 
Para marzo de 1991 habían estallado diversas protestas contra Milosevic en Belgrado, que fueron fuertemente reprimidas causando la muerte de dos personas. A fines de ese mes se registró el incidente de los Lagos de Plitvice, un choque armado entre la policía croata y fuerzas serbias donde murió una persona por lado.
 
En mayo el pueblo croata fue sometido a un referéndum en el que el 90% apoyo la independencia. Tras ello, a mitad de año, dos regiones autónomas serbias se habían separado de Croacia y Belgrado decidió dejar de pagarle impuesto al gobierno de Zagreb.
 
Finalmente, el 25 de junio Croacia proclamó unilateralmente su independencia de Yugoslavia. Sin embargo, a solo un mes del anuncio inició una guerra entre Croacia y fuerzas agrupadas en la denominada República Serbia de Krajina, territorio rebelde apoyado por el EPY que buscaban el regreso de Croacia al bloque.
 
El conflicto duró 4 años, desde 1991 hasta agosto de 1995, y dejó al menos 20 mil muertos y 37 mil heridos, según cifras croatas. Además de unos 447 mil desplazados, según cifras serbias. Actualmente, los croatas celebran el Día de la Victoria y de Acción de Gracias por la patria el 5 de agosto.