Martes 13 de noviembre de 2018
14/09/2018 - 08:01 | Noticias | Política

Los planes de Etchevarren para llegar a la Gobernación

¿Sueño o posible realidad? ¿En qué anda el plan del alcalde? Con qué dirigentes habla. El equipo económico. Detalles.

Camilo Etchevarren sueña con ser candidato a gobernador bonaerense en 2023.

En enero, cuando económicamente el país era bastante distinto al de la actualidad, el intendente dolorense Camilo Etchevarren recibió a ENTRELÍNEAS.info para hacer un alto en sus vacaciones en San Bernardo: “Tengo sanas aspiraciones de ser candidato a gobernador”. ¿Fue entonces una declaración sin pensarla demasiado o tenía sustento? La frase retumbó enseguida en toda la región y llegó a repetirse en medios provinciales y nacionales.

Desde entonces, Etchevarren fue trabajando en silencio para darle forma a esa “sana aspiración” que el alcalde dolorense prevé para 2023. Sin embargo, los vaivenes políticos invitan a no descartar de plano que la jugada se adelante cuatro años, aunque no es lo que prefiere el entorno de quien es intendente de Dolores desde 2007.

Tiene buena sintonía con María Eugenia Vidal y Mauricio Macri, quienes visitaron Dolores en las últimas semanas y varios vieron sus presencias como un aval a las intenciones de Etchevarren, el dolorense que también tiene vínculos con representantes del peronismo, como el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, el ascendente senador santafesino Omar Perotti y varios intendentes bonaerenses. Hay más. Del equipo económico que frecuenta Etchevarren se conocen nombres ilustres como la ex diputada Mercedes Marcó del Pont (presidenta del Banco Central entre 2010 y 2013) o Santiago Montoya (ex titular de ARBA en la gestión de Daniel Scioli).

Etchevarren se apoya especialmente en los intendentes. De hecho, la provincia de Buenos Aires que le gustaría conformar está basada en las gestiones municipales: Etchevarren piensa en un gabinete conformado por intendentes y ex intendentes, integrantes de una especie de “Liga de intendentes”. Una Provincia cuyo eje central ya no pase totalmente por La Plata (o la ciudad de Buenos Aires...) sino descentralizada, con ministerios asentados también en ciudades como Mar del Plata, Bahía Blanca, Tandil.

Dividir la provincia de Buenos Aires por regiones productivas: Turismo, Pesca, Minería, Agrícola ganadera. “Una provincia basada en su producción, jerarquizando cada una de sus áreas, con un gabinete delineado por dirigentes que en la actualidad son intendentes y podrán conformar un mix de experiencia y ganas”, se escucha en las reuniones que Etchevarren ya realiza con empresarios y dirigentes.

¿Y el conurbano bonaerense? Es acaso la mayor complejidad que tiene la Provincia desde hace muchos años. Anhela potenciarlo con la industrialización de las distintas regiones del mismo. En rigor, Etchevarren desearía que se lo transforme en una especie de Distrito Federal, a cargo de la Nación como ya existe la Capital Federal. “Resarcir al conurbano para que las ciudades que lo integran se vean también jerarquizadas”, sostienen respecto a un sector que se lleva ampliamente la mayoría de los recursos provinciales.

La meta de Etchevarren es 2023. Por eso apunta a continuar otro mandato al frente de la comuna dolorense, llevando servicios como agua, cloaca, luz y asfalto a todos los barrios, jerarquizando el Carnaval del Sol, la Fiesta de la Guitarra, fortaleciendo el Parque Termal, recién inaugurado con la sugestiva presencia del presidente de la Nación, nada menos. “Todo lo bueno que hicimos en Dolores lo podemos trasladar a la Provincia”, sentencian alrededor de Etchevarren. Aseguran que la cosa va en serio, lejos de una frase arrojada al aire como una ocurrencia de un verano.