29 de junio de 2018
Se equivocaron de ciudad y terminaron a 800 kilómetros de donde se jugaba el partido ante Croacia. El presidente del país organizador del Mundial decidió compensarlos y... ¡les regaló entradas para el partido contra Nigeria!