25 de abril de 2017
Acudió a la policía por su auto supuestamente robado e incendiado. La policía constató que al auto le faltaba la batería y la mujer confesó el engaño. La pena establece de 2 meses a un año de cárcel, o multa.