Lunes 22 de julio de 2019
20/03/2019 - 17:18 | Noticias | Política

Ramos Padilla, entre apoyos y pedidos de juicio político

La olla que se destapó en Dolores tiene a todo el mundo político en vilo. Las claves de una historia que no tiene un final cercano.

En medio de este tira y afloje, la Corte accedió al pedido de Ramos Padilla de refuerzos.

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla fue denunciado por el gobierno ante el Consejo de la Magistratura por su presentación de la semana pasada en el Congreso, al tiempo que la comisión bicameral permanente de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia lo citó para este jueves. Para el mismo día que el magistrado debe concurrir nuevamente al congreso se está citando en diversas ciudades del país, incluida Dolores. Por su parte, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, pidió la cabeza del magistrado dolorense en un programa de televisión, alegando que “ya se mandó varias”.

Mientras tanto, la investigación iniciada con la denuncia del empresario Pedro Etchebest por extorsión contra Marcelo Dalessio y el fiscal Carlos Stornelli siguió levantando grandes olas.  El fiscal de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, fue citado por el juez Luis Rodríguez a prestar declaración indagatoria por haber utilizado de manera ilegal los servicios de Dalessio para investigar el triple crimen de General Rodríguez. Bidone fue separado de su cargo por la Procuración y Ramos Padilla solicitó a la dependencia que dirige Julio Conte Grand que le remita el legajo del fiscal.

En medio de este tira y afloje, la Corte accedió al pedido de Ramos Padilla de refuerzos, por lo que le otorgó dos contratos y un auto para dedicarlos exclusivamente a la investigación, lo que fue leído como un gesto de apoyo en un momento en el que el presidente de la Nación le estaba pidiendo la cabeza.

Del lado de los apoyos, se suma el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, quien sostuvo “el Gobierno no ha presentado ningún motivo convincente para justificar una investigación contra el juez Ramos Padilla”, sino que “por el contrario, pareciera que el Gobierno está tomando represalias contra un juez que tiene a su cargo una investigación que le preocupa”.

El fiscal Carlos Stornelli estaba citado para el miércoles 20 a prestar declaración indagatoria, pero por segunda vez volvió a faltar a la cita. Su abogado presentó un escrito indicando que no se presentará porque están pendientes de resolución las recusaciones al juez, una nulidad de la causa y pedidos de incompetencia para que la causa pase a Comodoro Py. Uno de esos planteos es de la propia defensa y otro del fiscal de Dolores, Juan Pablo Curi. La Cámara de Mar del Plata tiene que decidir sobre estas cuestiones.

Mientras tanto, la investigación sigue mostrando una red de espionaje que incluye a servicios de inteligencia, jueces y fiscales y periodistas. En el campo de la última de las patas, uno de los mencionados en las escuchas de D’Alessio como parte de la organización ilegal es Daniel Santoro, en tanto que Romina Manguel y Alejandro Fantino –sus compañeros en el programa Animales Sueltos- aparecen en las computadoras del falso abogado como objetivos de espionaje. La discusión, por ahora, se dirime en los medios. Santoro dio varias notas en las que deslinda su responsabilidad y sostiene haber caído en garras de D’Alessio por ingenuidad, Manguel se quejó de que organizaciones como FOPEA se pronunciaran a favor del sospechado Santoro y no a favor de los que fueron víctimas del delito.

La olla que se destapó en Dolores tiene a todo el mundo político en vilo: el laberinto de acusaciones cruzadas en las que ser K o ser Pro terminan siendo los peores insultos parece demostrar que aquello de “unir a los argentinos” no solo es una incumplida promesa de campaña sino que, si no fuera doloroso, terminaría siendo el chiste  de la década.