Miércoles 12 de agosto de 2020
08/05/2020 - 12:49 | Noticias | Política
La repuesta municipal ante la pandemia del Covid-19

Rodríguez Ponte: “Esta pandemia ha demostrado algunas falencias estructurales que poseemos como municipio”

Pese a que no tiene confirmados casos de Coronavirus, el intendente de General Lavalle realizó una autocrítica y detalló algunos de los aspectos que deben mejorarse en el distrito.

Rodríguez Ponte dijo que solicitó flexibilizaciones a la Provincia de Buenos Aires para lograr reaperturas y el retorno a una cierta normalidad bajo estrictas normas de control.

El intendente municipal José Rodríguez Ponte reconoció que el avance del Coronavirus encendió todas las alarmas y redujo al máximo el trabajo de los municipales, exigiendo –de la misma manera– la más amplia colaboración y dedicación de los funcionarios.

A manera de crítica constructiva y consciente de que hay acciones que deben ser mejoradas, el jefe comunal admitió que esta situación “ha demostrado algunas falencias estructurales que poseemos como municipio”.

Rodríguez Ponte recordó los problemas y falencias en el Paraje Pavón por la falta de un cajero automático y de la provisión de medicamentos y los problemas de movilidad de los vecinos que, ante la nula circulación de colectivos por disposición provincial, deben caminar desde Mar de Ajó hasta sus casas.

“Acá no pasa nada, pero queremos que no pase, entonces para esto hay que ser previsor dentro de los márgenes legales”, sostuvo.

El mandatario dijo que se han solicitado flexibilizaciones a la Provincia de Buenos Aires para lograr reaperturas y el retorno a una cierta normalidad bajo estrictas normas de control.

En este sentido, el intendente anunció que se trabaja para que vuelvan a sus tareas los profesionales como abogados, contadores y escribanos. También en este punto están incluidas las mercerías, bazares y casas de regalos, que por el momento sólo tienen habilitadas la modalidad delivery.

Uno de los aspectos en los que la cuarentena se flexibilizó en General Lavalle son las salidas recreativas. “Los vecinos pueden tener momentos de esparcimiento: son caminatas que se pueden hacer ahora a 500 metros a la redonda de sus domicilios, con la portación del DNI para justificar dónde viven. Los menores deben ir acompañados de un mayor; los ancianos o discapacitados también para que puedan salir si lo necesitan”, destacó.

“Todo el trabajo que se desarrolla en el puerto puede realizarse con la debida autorización, con trabajadores que sean monotributistas para cumplir algún servicio o trabajadores dependientes que están debidamente registrados”, detalló Rodríguez Ponte.