Lunes 17 de diciembre de 2018
05/12/2018 - 11:55 | Noticias | Sociedad

Así es por dentro el Hotel Howard Johnson del Parque Termal Dolores

Fue inaugurado oficialmente por autoridades locales y nacionales. Ya estaba abierto desde agosto. Detalles de un lugar para disfrutar todo el año.

El Howard Johnson del Parque Termal Dolores tiene 76 habitaciones, restaurante, tres salones para eventos, spa, picsinas termales, sauna y baño turco.

Finalmente se realizó la inauguración oficial del Hotel Termal Dolores, que forma parte de la cadena Howard Johnson.  Aunque estaba en funcionamiento desde agosto, el acto formal de apertura de las instalaciones tuvo lugar este martes por la tarde, en una reunión de la que participaron representantes de la cadena y de Wyndham Hotel Group, así como el intendente de Dolores, Camilo Etchevarren, y el secretario de Coordinación e Inversiones Turísticas de la Secretaría de Turismo de la Nación, Sebastián Slobayen.

La titular del Hotel Termal, Sabrina Maino, en diálogo con la prensa, dijo que el de Dolores “es el primer hotel termal de la cadena y es el hotel termal más cercano a Buenos Aires. Está en el camino que recorren miles de turistas al año”, por lo que “la idea es que el turista se detenga y prevea quedarse aquí”.

Entre sus características principales el hotel cuenta con 76 habitaciones, un restaurante, actividades recreativas para grandes y chicos, centro de convenciones con 3 salones de eventos, spa con piscinas termales, sauna, baño turco y ducha de sensaciones.

Si bien forma parte de una cadena que tiene estándares comunes a todos los hoteles, este, que lleva el número 43 de la cadena, tiene una característica particular en la apuesta al arte que convierte al lobby, salones y pasillos en una galería. “Yo soy artista plástica y a partir del arte espero que la gente se encuentre con un ambiente diferente”, algo que se pone en evidencia porque “la gente se detiene a mirar las obras y ver los precios”. En este sentido, aclara, “soy la presidenta de la Fundación MásHumanidad y trabajamos con niños en pobreza extrema. La mitad de lo que se venda es para la fundación”.

Maino consideró que “la apuesta es grande para Dolores mismo, porque es una oportunidad de trabajo y renovar riqueza y recursos para mucha gente. En un hotel puede encontrar trabajo desde una persona que tiene solamente primaria hasta un ingeniero, un contador, chicos que recién terminan de estudiar”, dijo.

Con respecto al restaurant, abierto al público más allá de los huéspedes del hotel, sostuvo que “a partir de una gastronomía tradicional queremos darle una impronta más moderna, pero siempre a partir de los productos que tenemos localmente. Queremos conservar las tradiciones y por eso el restaurant se llama 1817: que se enteren del primer pueblo patrio por la gastronomía, también.”