Sábado 22 de febrero de 2020
27/01/2020 - 18:11 | Noticias | Sociedad
El asesinato de Fernando Báez Sosa

Los 10 detenidos por el crimen de Fernando serán traslados mañana a la cárcel de Dolores

Es el penal más sobrepoblado de la Provincia. Estarán todos juntos y no tendrán contacto con otros internos, según las previsiones del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Según se especula, los 10 detenidos estarán poco en Dolores porque serán trasladados a otro penal, posiblemente al de Campana.

Luego del fin de las ruedas de reconocimiento en la Jefatura Distrital de Villa Gesell, instancia en la que se espera que los testigos terminen de identificarlos como autores del crimen de Fernando Báez Sosa, los 10 jóvenes rugbiers dejarán la Comisaría 1ª de Pinamar y llegarán al Unidad Penal Nº 6.

El mundo que los espera es totalmente distinto, nada que hayan visto antes, ciertamente. Ninguno de ellos tiene más de 20 años de edad, sin antecedentes penales previos -apenas dos causas por tenencia simple de drogas que terminaron archivadas-, ninguno de ellos cayó preso antes, informó el portal Infobae.

El penal de Dolores, que tiene 142 años de historia, es el más sobrepoblado de la provincia según el informe de 2019 de la Comisión Provincial de la Memoria: en diciembre de 2018 contaba con 875 detenidos, aunque su capacidad es de 370 plazas.

En su pedido de cupo firmado a comienzos de la semana pasada, el Juzgado de Garantías Nº6 no había explicitado ninguna medida de seguridad para los 10 rugbiers acusados, pero el Servicio Penitenciario Bonaerense no piensa correr riesgos.

Ni siquiera serán “refugiados” en alguno de los pabellones evangélicos en el lugar. Fuentes del SPB afirman que se decidió que los 10 acusados de Zárate permanezcan en el sector de la alcaidía, sin contacto con ningún otro detenido y que la decisión ya fue notificada al juez Mancinelli.

Sin embargo, los jóvenes no permanecerán allí mucho tiempo, ya que cuando se firme el pedido de prisión preventiva en su contra –consignaron fuentes citadas por Infobae– serán trasladados a otro penal, posiblemente la Unidad Nº 57 de Campana.

Se trata de un penal inaugurado en 2019 para jóvenes de 18 a 21 años con acusaciones de robo o que purgan su primera condena. El 58% de los presos jóvenes, aseguraba el Ministerio de Justicia a fines de 2018, está procesado por delitos contra la propiedad, robos y hurtos, un índice mucho mayor si se compara al número general de todos los presos argentinos, con un 40% detenido por robo y delitos similares.