Miércoles 03 de junio de 2020
13/02/2020 - 16:18 | Noticias | Sociedad
El caso Fernando Báez Sosa

“No lo quisimos matar”

Matías Benicelli fue el único de los acusados que habló durante la audiencia ante el juez de Villa Gesell.

La defensa de los acusados pidió la prisión domiciliaria por "presión mediática".

Durante la audiencia con el juez de la causa, Matías Benicelli, uno de los detenidos por el homicidio de Fernando Sosa Báez, dijo “no quisimos matarlo”. Fue el único en hablar de los imputados durante el encuentro con el doctor Mancinelli, quien deberá convalidar o no el pedido de prisión preventiva para ocho de ellos y la liberación de otros dos.

De la audiencia participaron las partes involucradas. Según trascendió, el abogado de los rugbiers, Hugo Tomei, pidió la prisión domiciliaria para los ocho que permanecen detenidos en la cárcel de Dolores y la nulidad de las ruedas de reconocimientos. También denunció a la fiscal Verónica Zamboni por haber inducido a testigos en esa ruedas y se quejó de que los abogados de la familia incitaban al odio contra sus defendidos en diversas apariciones mediáticas.

EL RUGBIER NÚMERO 11
Además se difundieron más videos de la causa en los que aparece una persona que aún no ha sido identificada y que podría ser el misterioso “Pipo” que aparece mencionado como parte del grupo en los mensajes de WhatAapp. Se trata de un joven que aparece en el local de comidas rápidas al que fueron luego de la pelea, que terminó con la muerte de Fernando. También apareció en otro de los videos, abrazando a Cinalli.

Los nuevos videos del McDonald’s muestran a Lucas Pertossi -de remera a rayas-, a Blas Cinalli –con remera verde o gris- y a un joven de remera blanca cuyo nombre no se conoce. En el grupo de WhatsApp de los rugbiers también apareció el nombre de “Salvi”, quien se presentó ante la fiscalía y se puso a disposición de la justicia porque no estuvo en Villa Gesell cuando se produjo el crimen. Los abogados de la familia de Fernando piden que se lo identifique para tomarle declaración testimonial y ver qué datos puede aportar a la causa.

La transcripción de los mensajes señala que a las 5.59, Blas Cinalli -identificado como Blas Croto- dice “vengan a la casa” y en otro mensaje, “ya volvimos con pipo”. Pipo podría ser un testigo importantísimo para la causa.