Jueves 28 de mayo de 2020
28/03/2020 - 12:14 | Noticias | Sociedad

Cumplió 90 años en cuarentena con videollamadas con sus 3 hijas y 13 nietos

Manuel López nació en Balcarce en 1930 y tras vivir en Mar del Plata se radicó en Santa Teresita, donde trabajó en la construcción de los primeros edificios de la localidad. Por la pandemia del coronavirus el festejo tuvo que ser virtual.

Manuel López cumplió 90 años y lo festejó de manera particular por el aislamiento obligatorio debido al coronavirus.

Manuel López cumplió 90 años ayer 27 de marzo y seguramente sus 3 hijas, yernos y 13 nietos hubieran imaginado un festejo especial con número redondo para agasajarlo con un buen asado familiar donde sus seres queridos se le colgarían del cuello, lo llenarían de besos y le acariciarían esa cabellera blanca como la nieve que mantiene a pesar de su larga edad.

Pero la historia reciente de esta pandemia mundial del coronavirus ha transformado la vida de todos los habitantes del mundo y en la Argentina y en La Costa no estamos exentos de esta nueva experiencia de aislamiento social obligatorio para combatir el Covid-19 con la única arma hasta el momento encontrada: quedarse en casa.

De esta manera, Don López, estuvo solo acompañado por una de sus tres hijas: Carolina, su yerno Martín, y 3 de sus nietos ya que convive con ellos en Santa Teresita. Y sus otras hijas Natalia y Lucrecia, más sus parejas y los otros 10 nietos se las arreglaron para mimarlo mediante video llamadas en una especie de cumpleaños por video conferencia. Manuel, quien muestra una lucidez y vitalidad envidiables con sus nueve décadas encima no pudo contener la emoción y siguió el festejo de su cumple desde los celulares para de esta manera estar cerca de sus íntimos, a pesar de no poder verlos físicamente por la cuarentena.

También conocido como Lopecito o Cholo, alto, pintón, amable y muy querible, este pionero de Santa Teresita nació en Balcarce el 27 de marzo de 1930. De familia muy humilde, de campo, su curiosidad hizo que directamente haga 2° grado, ya que cuando pudieron escolarizarlo, él ya había aprendido solo a leer, escribir y hacer las cuentas de matemáticas. Su familia se mudó a Mar del Plata cuando era un niño y fue parte de la subcomisión de fútbol del Club Talleres de Mar del Plata, donde todavía es socio vitalicio.

Trabajó desde muy joven y el oficio de yesero fue su tarjeta de presentación durante 56 años en el Partido de La Costa, donde varias casas llevan su sello inconfundible. Llegó a Santa Teresita, contratado por Nino Dellerba, y así participó de la construcción de los edificios Gran Mar de la localidad, donde conoció al amor de su vida: Valeriana Larrea, quien era ayudante de cocina en el viejo restaurante Royal.

En Santa Teresita es un hombre muy reconocido también por su pasión y entrega al folclore. En la década del 80 toda su familia formó parte de la Escuela de Danzas Pagos del Tuyú, y su habilidad con los andamios hizo que durante 20 años, armara los escenarios para festivales artísticos. Apasionado del fútbol y la lectura, actividad que realiza todos los días, también cocina con mucha habilidad y sorprende a su familia con deliciosos platos.

Un festejo distinto para un número redondo de 90 años que cumplió con el amor correspondido de su familia. Seguro que el próximo 27 de marzo Don López podrá soplar las 91 velitas de una torta gigante con todos a su alrededor.