Sábado 18 de mayo de 2024
09 APR 2020 - 16:45 | Sociedad

Semana Santa en casa: ¿cómo hacer las clásicas empanadas de vigilia?

Aprovechá la cuarentena y animate a prepararlas con la receta que describimos a continuación.

Estas empanadas tienen como ingrediente principal el relleno de atún, un ingrediente muy beneficioso para el sistema cardiovascular.

La tradición católica de no comer carnes rojas, especialmente el Viernes Santo es, sin dudas, una de las más fuertes de las tantas costumbres de Semana Santa, por lo cual surge el consumo de pescados como reemplazo de la carne vacuna. La elaboración de las empanadas de vigilia es una de las recetas más tradiciones de estas fechas.

Estas empanadas tienen como ingrediente principal el relleno de atún. Si tenemos que hablar de los beneficios que brindan para la salud, lo principal es la protección del sistema cardiovascular, gracias a su aporte de “grasas buenas”, los llamados ácidos omega 3. Este tipo de grasas son consideradas saludables debido a que tienen la propiedad de reducir el colesterol sanguíneo y los triglicéridos. ¿Cómo prepararlas? Reproducimos una receta publicada en varios portales a lo largo de este día.

INGREDIENTES (para una docena):
*12 tapas para empanadas
*400g de atún al natural
*½ cebolla picada
*2 tomates pequeños picados
*½ morrón picado
*2 claras de huevo picadas
*Pimienta en grano, laurel, pimienta (a gusto)
*5 aceitunas verdes
*Perejil fresco picado
*Sal c/n
*Jugo de limón

PREPARACIÓN:
Rehogar la cebolla y el morrón con muy poca cantidad de aceite, o bien, con agua. Retirar del fuego, agregar el atún con limón, sal, pimienta, tomate y laurel. Agregar pimentón previamente disuelto en agua fría, clara de huevo picada, aceitunas y perejil. Dejar enfriar, armar las empanadas y cocinarlas en horno a temperatura media hasta que se doren. Se pueden pincelar con huevo para lograr mejor color y sabor.

Desde lo nutricional, este menú es excelente, ya que aporta nutrientes de muy buena calidad para toda la familia. Sería bueno considerarlo para incluirlo durante todo el año y no sólo en Semana Santa. Recordemos que en la medida de nuestras posibilidades debemos tratar de variar el tipo de carnes durante la semana, alternando entre carne roja magra, pollo, pescados de mar o de río y cerdo.