Miércoles 30 de septiembre de 2020
06/06/2020 - 11:10 | Noticias | Sociedad

Ordenan a la Municipalidad de Dolores brindar un alojamiento digno a una persona trans

La Cámara de Mar del Plata ratificó un fallo de primera instancia. Una historia de exclusión, violencia y vulnerabilidad.

También se ordenó asegurarle la atención de su salud de manera interdisciplinaria.

Agustina es una mujer trans de Dolores que viene atravesando desde hace tiempo una situación de grave vulnerabilidad social, a lo que se suman problemas severos de salud. Padece HIV y debe realizar un tratamiento oncológico, por lo que ahora debió ser internada en un hospital de La Plata. No puede movilizarse por sí misma y ha perdido la visión de un ojo. 

Sólo alcanzó a cursar el ciclo primario en la Escuela Especial y toda su vida sufrió violencia y exclusión. Últimamente vivía en una casa muy pequeña que habitaban ocho personas más, niños y adultos, con un solo baño. Dormía en una habitación compartida con otras cuatro personas, en un colchón en el piso.

El propietario de la vivienda, un familiar suyo, la golpeaba y en más de una oportunidad la echó del lugar, por lo que muchas veces durmió en los bancos de la plaza central de la ciudad. De su pareja también recibió malos tratos habitualmente. Los intentos por conseguir trabajo han sido infructuosos, tanto por su condición sexual como por la enfermedad que la aqueja.

Su único ingreso es una pensión no contributiva de ANSES, de 3 mil pesos. La Municipalidad de Dolores le ha proporcionado algún bolsón de comida y algo de ropa.

En los últimos días, la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la ciudad de Mar del Plata confirmó un fallo de primera instancia en el que se obliga a la comuna a brindarle “un alojamiento digno y seguro en condiciones de habitabilidad por el plazo de un año mientras duren las condiciones de marginalidad y vulnerabilidad en que vive la nombrada, incluyéndola en un programa de viviendas en curso o a futuro para satisfacer en forma permanente su necesidad habitacional”. Asimismo, ordenó asegurarle “la atención de su salud de manera interdisciplinaria”. 

El amparo presentado por la Defensoría Oficial Civil Nº 1 a cargo de los doctores Carlos Pereyra y Martin Lestarrepe, fue iniciado hace nueve meses. La titular del Juzgado Civil N° 2 de Dolores, Daniela Galdos, había considerado la pertinencia del amparo que motorizó la Defensoría del Pueblo, a partir de acciones de la Red Solidaria y la organización Mujeres Dolorenses.

ARCHIVADO EN: