Viernes 20 de mayo de 2022
03 NOV 2021 - 20:19 | Sociedad

El Pepo fue condenado a cuatro años y nueve meses de prisión por el accidente fatal en Dolores

La sentencia se dio a conocer luego de que las partes acordaran un juicio abreviado. El cantante estaba imputado en la causa por homicidio culposo agravado.

La causa contra El Pepo se inició el 20 de julio de 2019 tras el fallecimiento del trompetista Ignacio Abosaleh y el asistente Nicolás Carabajal en un accidente de tránsito.

El popular cantante Rubén Castiñeiras, conocido como El Pepo, fue condenado a cuatro años y nueve meses de prisión en el marco de una causa por homicidio culposo agravado que se inició en 2019 cuando el vehículo que conducía volcó en la ruta 63 y fallecieron dos personas que viajaban con él.

La información fue difundida en el programa “Buenos Días América” donde el periodista Carlos Salerno indicó que, en un juicio abreviado, el cantante de cumbia, representado legalmente por Miguel Ángel Pierri, fue condenado a cuatro años y nueve meses de prisión efectiva por aquel episodio. Estaba imputado por doble homicidio culposo y con seis agravantes. La fiscalía y la defensa del vocalista llegaron a un acuerdo judicial en un juicio abreviado.

La causa contra El Pepo se inició el 20 de julio de 2019 tras el fallecimiento del trompetista Ignacio Abosaleh y el asistente Nicolás Carabajal cuando la camioneta que manejaba el cantante volcó en la ruta provincial 63, a la altura de Dolores.

Los peritos determinaron, tras las tareas investigativas, que el cantante de cumbia dio positivo de marihuana y cocaína en sangre mientras conducía a 139 kilómetros por hora en un tramo en el que la velocidad máxima era de 80 kilómetros por hora.

El Pepo estaba imputado por los delitos de “homicidio culposo séxtuplemente agravado por la conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo con motor, conducir bajo los efectos de estupefacientes y alcohol en sangre, a un exceso de velocidad de más de 30 km/h. de la velocidad máxima permitida en el lugar, por mediar culpa temeraria y por ser más de una las víctimas fatales”.