Sábado 24 de septiembre de 2022
15 JUN 2022 - 18:50 | Sociedad

Apareció el Cura de Maipú: en un video dio a conocer los motivos por los que se fue y lanzó duras acusaciones

Ludovis Enrique Navarro León fue visto por última vez el martes 7 de junio. En las últimas horas hizo su descargo y contó con detalles por qué decidió irse.

El Párroco Ludovis Enrique Navarro León apareció en un video para dar su versión sobre los hechos que lo motivaron a irse de Maipú.

El Cura de Maipú, Ludovis Enrique Navarro León, estaba desaparecido desde el martes 7 de junio. En la última semana varias fueron las especulaciones sobre los motivos de su intempestiva partida. En medio de los rumores, en las últimas horas el Párroco apareció en un video para dar a conocer los motivos de su decisión.

Acompañado por dos de sus sobrinos, el Cura de nacionalidad venezolana aseguró: “Este es un problema personal, no de Iglesia”.

Entre los motivos por los que abandonó la ciudad sin aviso mencionó sus diferencias con el Obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa, con las catequistas y con algunos habitantes de Maipú, a quienes calificó como xenófobos. Sin embargo, la causa que detonó la situación fue el dinero para la compra de su auto.

Ante la cámara, contó: “El dinero que utilicé para la compra de mi vehículo fue un regalo personal de la persona, así como otras cosas que me obsequiaron y que no se firmó ningún papel ni contrato, porque era un regalo para mí. No fue un préstamo, fue un regalo”.

La discusión acerca de si él debía devolver el dinero o no fue lo que lo dejó fuera del pueblo. El 5 de junio hubo una reunión en la parroquia con el Obispo Carlos Malfa, la fiel que le había dado el dinero a Ludovis Navarro León y la sobrina de ella. Monseñor Malfa pretendió llegar a un acuerdo económico para que la mujer recupere su plata, el Cura se negó.

“Querían poner el vehículo a nombre de la sobrina de la señora. Me negué y propuse una solución al Obispo que era hablar con mi abogado. El Obispo no estuvo de acuerdo y me dijo que si no firmaba me iba a sacar de la parroquia, por eso decidí salir por mi propia voluntad”, explicó.

En las imágenes que grabó aclaró que está bien de salud, emocional y espiritualmente, y pidió disculpas por haberse ido sin despedirse. “Me da una tristeza inmensa no haber podido seguir mi trabajo pastoral en las dos parroquias con sus diferentes comunidades, aunque era fuerte el trabajo para mí, lo hacía, pues, con mucho amor”, dijo.

 

DISCRIMINACIÓN Y FALTA DE APOYO

En el video Ludovis Navarro León, fue “contar lo que realmente sucedió desde un principio”. En ese sentido, enumeró las diferencias que tuvo con el Obispo desde su llegada a Maipú, en agosto de 2021.

“A la semana de haber llegado a la parroquia de Maipú me tocó visitar una estancia donde había unas primeras comuniones, la estancia Altos Verdes, donde me tocó primeramente evaluar a los niños, a ver si estaban preparados para saber cuál era el rol del sacerdote, dándome cuenta de que los niños no estaban preparados. Se lo expresé a la comunidad, como era mi deber, y hubo algunos malestares, algunas molestias, incluyendo a dos señores que me faltaron el respeto, me maltrataron verbal y físicamente, llamándome ‘venezolano muerto de hambre’, ‘maldito venezolano’, ‘regresa a tu país’, ‘ustedes los venezolanos andan brincando de frontera en frontera’, y demás. Esto se lo comenté al obispo y no tuve ninguna respuesta ni apoyo”, narró el cura.

No fue el único conflicto que lo envolvió en Maipú, ni el último. La relación con la gente se puso tirante y no se sintió defendido por las autoridades eclesiásticas. La violencia, según Ludovis Navarro León, se repitió en Semana Santa: “Para un Viernes Santo había una actividad a las 19, un Vía Crucis alrededor de la plaza. Se tenía que abrir el templo a las 18 y por llegar cinco minutos antes de la hora acordada una maestra del colegio me faltó el respeto, una de las catequistas me deseó la muerte, este hecho se lo hice saber a monseñor y tampoco dio respuesta ni apoyo”, agregó.

El cura, además, vivía con tensión discusiones ideológicas con los habitantes de Maipú a quienes calificó de “xenófobos” y agregó que “hay un grupo reducido de la iglesia de Maipú que insiste en no permitir el ingreso a la iglesia a aquellos que usan piercings, se tatúan o no reúnen las condiciones para estar en la parroquia, como la comunidad LGBT [sic]. Este mismo hecho se lo hice saber también al obispo, sin ningún resultado, más bien dándoles la razón al grupo de la parroquia”.

Ludovis criticó a los maipuenses por “construir conflictos a partir de chismes” y aseguró que es gente que “ni lava ni presta la batea”, que influencia a Malfa y que tergiversa. “Las noticias han llegado hasta mi país, pero eso no me avergüenza”, agregó.