Martes 09 de agosto de 2022
03 AUG 2022 - 18:32 | Sociedad

Dolores: cómo funciona la compostera comunitaria que llevan adelante los vecinos de Ameghino y Dorrego

Preocupados por el medio ambiente, se reunieron para reducir hasta un 60% los desperdicios domiciliares.

La compostera se encuentra ubicada en la esquina de Ameghino y Dorrego.

Un grupo de vecinos preocupados por el ambiente decidió instalar una compostera comunitaria en plena calle y allí depositan los sus residuos orgánicos para lograr humus fértil, así como para reducir la cantidad de basura que se destina a la recolección.

Celia Lorente, de la organización ambientalista Sumando Eco, consideró que la apuesta es exitosa, por cuanto no sólo participan de ella ocho familias de los alrededores de la esquina de Ameghino y Dorrego, sino que también vecinos de otros barrios se acercan a depositar allí sus residuos.

“Compostar sirve para reducir los residuos domiciliarios”, explicó Lorente a ENTRELINEAS.info y consideró que se trata de “un proceso muy sencillo que ese puede hacer en el patio de una casa en un pozo, que no da olor ni junta bichos”.

Se trata de la única compostera instalada en la vía pública y se suma a las que están distribuidas en la ciudad en clubes, escuelas y otras instituciones. Al impulso de Sumando Eco hay composteras comunitarias en el Colegio Nacional, la Escuela Técnica, la Escuela 10, el merendero del Embarcadero y en el Club Ever Ready.

“Que la gente empiece a compostar es bueno no solo para tener humus fértil sino para que deje de llegar a la planta toda la basura en una bolsa sucia y en cantidades enormes e innecesarias”, indicó Lorente. Este procedimiento implica una reducción del 60% de la basura domiciliaria y si se suma a la separación de plástico, vidrio y metal, se alcanza al 90%.

El compostaje casero implica acumular los residuos orgánicos y revolverlos habitualmente para ventilar los materiales. En tres o cuatro semanas se observará que es difícil distinguir lo que se fue depositando a excepción de los desperdicios más recientes. Después de cuatro meses se convertirá en humus (material orgánico complejo y estable) que resulta en un abono estupendo con vida, con una gran densidad y variedad de microorganismos que repercuten favorablemente en el equilibrio biótico del suelo.