Viernes 01 de julio de 2022
27 APR 2020 - 13:35 | Culturas
Historia

Marilyn Monroe se sometió a un aborto semanas antes de su muerte y sugieren que John F. Kennedy podría ser el padre

Lo asegura un nuevo libro sobre la legendaria actriz escrito por uno de los mayores conocedores de la vida de Norma Jean. Bobby, el hermano del asesinado presidente de los Estados Unidos, es el otro hombre que la publicación señala como posible padre.

Norma Jean, el nombre real de Marilyn Monroe, durante una su última sesión fotográfica, en julio de 1962. Se sucedería el 4 de agosto. (Foto: George Barris)

Una nueva biografía que indaga en cuestiones hasta ahora menos trilladas sobre la protagonista de La comezón del séptimo año asevera que Marilyn Monroe se sometió a un aborto de forma anónima en julio de 1962, informó el diario El País de España.

El libro Norma Jean: The Life of Marilyn Monroe, escrito por Fred Lawrence Giles, indaga en la vida personal de la estrella y entrevista a docenas de personas relacionadas con ella. Giles es uno de los mayores conocedores de Monroe y de su vida y para el volumen recoge testimonios de todo su entorno, como de dos de sus maridos, James E. Dougherty, y el escritor Arthur Miller; el profesor de interpretación de la actriz, Lee Strasberg y directores como Otto Preminger, John Huston y Billy Wilder.

En las más de 500 páginas del libro, el aborto sufrido por Monroe es una de las principales revelaciones de Giles. En un adelanto publicado en exclusiva por The Daily Beast, se da a entender que el hijo que esperaba podría ser fruto de una relación con el entonces presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, o con su hermano, Robert Bobby Kennedy.

Uno de los publicistas de la oficina que llevaba su comunicación, Arthur P. Jacobs, afirma que el 20 de julio Marilyn ingresó en el Hospital Cedars of Lebanon , uno de los más afamados de Los Ángeles y situado en pleno Hollywood, con un seudónimo. "El ayudante de prensa se quedó en shock. Si Marilyn estaba embarazada de verdad, su estado mental debía ser inimaginable", relata el libro, que continúa: "Habían pasado tres meses desde su último encuentro íntimo con el presidente Kennedy y solo unas semanas desde la última vez con su hermano. Habría sido fácil asumir que el bebé que abortó era un Kennedy, pero también estuvo viéndose con otros hombres en primavera y en verano".

El lunes 30 de julio, Monroe llamó por teléfono a Bobby Kennedy, quien había sido una parte importante de su vida sentimental durante dos meses y medio. "No hay modo de saber si le llegó a contar que había interrumpido un embarazo", explica Giles en su texto. "Lo que sí sabemos es que pareció hundirse en una profunda depresión. A principios de julio, el doctor Greenson había comenzado a verla a diario y continuaría haciéndolo hasta su muerte".