Miércoles 28 de octubre de 2020
27/09/2020 - 16:37 | Noticias | Opinión

Un equipo desentonado y disperso bajo estrés permanente

Por Ramón Indart. Las señales de Alberto Fernández. Las dudas del equipo económico. La grieta, también para la Corte Suprema. El pleno de Horacio Rodríguez Larreta. ¿Axel Kicillof lo imita en la Provincia?

La presión sobre los jueces cae desde ambos lados de la grieta política.

Alberto Fernández asumió en una Argentina endeudada, sin dólares y bajo una fuerte crisis social. La herencia que le dejaba Mauricio Macri era tan pesada que no había dudas que se enfrentaba a una tarea descomunal para conducir al país en medio de una tormenta perfecta. A los 90 días, como si el destino quisiera darle una estocada más, se desató una pandemia que desplomó las economías de todo el mundo. Y como si eso no fuera suficiente, se desataron las disputas internas de una alianza tan amplia como una paleta de colores. Así, el Presidente parece girar hacia un lado y hacia el otro sin dar señales claras.

¿EN EQUIPO? El jueves, este cronista consultó al ministro de Producción, Matías Kulfas, las dudas que existen sobre el manejo del equipo económico. Sobre todo, quien toma las decisiones, luego del cruce entre el ministro de Hacienda -o deuda- Martín Guzmán y el titular del BCRA, Miguel Pesce, por las restricciones al dólar. "Tenemos un equipo económico que funciona de manera coordinada donde hay áreas de incumbencia específica y luego instancias de coordinación. El gabinete económico se reúne todos los miércoles. La decisión respecto del mercado cambiario la tomaron en conjunto el ministro de Economía y el presidente del Banco Central", señaló. Las dudas persisten. Y es lógico que así sea. Más allá de los discursos, la falta de respuestas respecto del dólar siguen generando estragos. Según detalló la colega Mirta Fernández en Perfil, tras el anuncio de un nuevo cepo para frenar la sangría de reservas del Banco Central y estabilizar la brecha cambiaria, se dispararon las cotizaciones de las divisas paralelas. Los números son contundentes: "Previo al super cepo, el blue que cotizaba a $131 alcanzó un pico de $147, y el CCL que rondaba en $128 escaló hasta un máximo de $150 el miércoles. Y la brecha pasó del 80% al 95%. En este clima de incertidumbre, el BCRA debió vender divisas. Desde el cepo reforzado, vendió unos US$ 296 millones, según estimaciones privadas. Y en lo que va del mes suma US$ 1.355 millones, y supera los 1.282 millones de agosto (...) Se evidencia además un goteo en los depósitos en dólares (unos 515 millones entre el 16 y 23 de septiembre) aunque en el sistema financiero garantizan que hay liquidez suficiente".

SUPREMOS. El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, se cortó solo y avisó que el martes se tratará el traslado de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. Este movimiento tensó aún más la relación con Ricardo Lorenzetti, quien días atrás dejó su aislamiento en su Rafaela natal para tender puentes en la ciudad de Buenos Aires con políticos y empresarios. En dichas reuniones avisó que buscaba recuperar el poder del máximo tribunal. Esta última información fue dada a conocer por el periodista Diego Genoud en Letra P. "¿Qué es lo que está buscando el Presidente de la Corte [Carlos Rosenkrantz]? Me lo pregunto porque cualquiera que haya estudiado derecho sabe que esto es un escándalo jurídico", disparó el viernes el presidente Alberto Fernández. La presión sobre los jueces cae desde ambos lados de la grieta política. Juntos por el Cambio en sintonía con La Nación y Clarín. Del otro lado, el peronismo y el Presidente, con la figura de la vice, Cristina Fernández detrás. No importa lo que decida la Corte, el fallo se verá en modo grieta. Los argumentos legales no serán tomados en cuenta.

ALL-IN. Quien alguna vez haya jugado al póquer o a la ruleta en un casino escuchó el concepto "all-in". Sucede cuando un apostador pone todo lo que tiene en una jugada. Algo parecido hizo Horacio Rodríguez Larreta el jueves en la Legislatura al permitir que todos los empresarios del rubro, sin distinción, puedan entrar al negocio del online, algo que estaba vedado en los planos originales para evitar el desembarco de Federico Achával, ¿exsocio? de Cristóbal López en el Hipódromo de Palermo. Los efectos de la pandemia sobre los casinos y la recaudación (sumado a la quita de la coparticipación) hicieron que el jefe de gobierno porteño cambie de idea. Y hasta recibió el apoyo de la Coalición Cívica, históricamente en contra de cualquier determinación al respecto. El equipo de Lilita Carrió sumó la cláusula "ficha limpia", que prohíbe el otorgamiento de licencias a personas que tengan un procesamiento firme o una elevación a juicio oral por delitos vinculados a la corrupción, lavado de dinero, narcotráfico o terrorismo. "Fue la manera de salir parados. Larreta les dijo que necesitaba sí o sí su apoyo. Buscaron la manera de quedar empatados. Quien también acompañó la iniciativa con algunos reparos fue el espacio de Graciela Ocaña. Curioso el caso de la "hormiguita". Gran parte de su carrera en la Ciudad la hizo gracias a la sociedad junto a Daniel Amoroso, dirigente que maneja el sindicato del Juego. La alianza en 2012 le permitió tener proyección propia. En ese entonces no tenía grandes reparos sobre el negocio. Pero Ocaña se peleó con Amoroso en 2015. Los tiempos cambiaron.

¿Ahora que Larreta dio luz verde, puede suceder lo mismo en la provincia de Buenos Aires? Allí Axel Kicillof tiene todos los permisos que armó María Eugenia Vidal sobre su escritorio. Los bingueros presionan e insisten al titular del área, Omar Galdurralde, que le haga entender al gobernador la necesidad de arrancar con el negocio. Los "Danieles" Angelici y Mautone (socios en el conurbano y Entre Ríos) Boldt, Codere y hasta Alejandro Gravier, dueño del bingo Oasis, esperan la señal de largada. Hoy depende de Kicillof. Por ahora está todo congelados. ¿Le habrá dicho algo el intendente de Pilar, Federico Achával? Su padre ya obtuvo el visto bueno en CABA, las miradas ahora caen sobre el hacinado conurbano bonaerense.

DEJAR EL CUERO. Esta columna dominical viene siguiendo cada capítulo previo a la elección del 18 de octubre en Bolivia. Ya les contamos que proscribieron a Evo Morales pero que su partido, el MAS, sigue arriba de todo en las encuestas. En virtud de eso, la presidenta de facto, Jeanine Áñez, había bajado su candidatura para unir los votos de la oposición. Ahora, demostrando que va a dejar todo en la cancha, utilizó su discurso frente a la ONU para denunciar un “acoso sistemático y abusivo” del gobierno argentino por su asilo político a Morales. Más no le pueden pedir.