Jueves 29 de octubre de 2020
18/10/2020 - 11:29 | Noticias | Opinión
PANORAMA SEMANAL

Mauricio reconfortó al PJ que celebró su Día de la Lealtad

Panorama, por Ramón Indart. Día de la Lealtad: la derecha de Argentina, una máquina de crear peronistas. La gestión de Alberto, en zona peligrosa. La crisis no parece encontrar un piso. La pandemia, tampoco.

Se celebró una vez más el Día de la Lealtad. La jornada más importante para el peronismo. Foto: Télam.

Entiendo la euforia por el 17 de octubre y el peronismo en el poder. Pero mejor empezar con el Covid-19, un tema algo más urgente. Cuando el problema se centraba en el AMBA no había una mosca moviéndose en toda la Argentina. Ni que hablar de los entrenamientos de fútbol. Ahora la pelota vuelve a rodar. Superamos las 26 mil muertes y en la semana hubo récord de casos con 17 mil contagiados el último jueves. Da la sensación de que el pico aún no llegó pero las medidas de prevención fueron dejadas de lado por gran parte de la sociedad. En algún momento, desde que esto comenzó el 20 de marzo, iba a terminar dependiendo de la suerte. Estamos parados en ese momento.

Se celebró una vez más el Día de la Lealtad. La jornada más importante para el peronismo. "Perón dice que Farrell le dijo 'salga al balcón, hombre, que estos locos van a quemar todo'. El pueblo, al exigir la presencia de Perón, hizo Perón a Perón, no al revés", sintetizó en Twitter la politóloga María Esperanza Casullo. Una frase breve pero impactante. Pasaron 75 años y la política sigue girando en torno a Juan Domingo Perón. A lo largo de su corta pero intensa historia, el Justicialismo soportó la prisión de Perón, el bombardeo de Plaza De Mayo, el golpe de Estado del '55, el exilio, los fusilamientos de José León Suárez, la proscripción durante 18 años, el robo y secuestro del cadáver de Evita y la persecución con torturas y desapariciones de la última dictadura militar. Como si no bastara con eso, el antiperonismo quiere convencer a la población que el problema de la Argentina son ellos. La derecha de nuestro país es una máquina de crear peronistas.

Horacio Rodríguez Larreta aún no sale de su asombro cuando escucha la "autocrítica" de Mauricio Macri y su gestión como Presidente. Juntos por el Cambio había logrado meter una pausa en el reordenamiento del espacio y dejaba al Frente de Todos solo en el ring, tirando piñas al aire. Y mientras la interna del PJ ya prometía intensificarse al punto de terminar con algún herido de muerte, apareció Macri para recordarle a todos los sectores peronistas que la unión había servido para enfrentarlo y expulsarlo de Casa Rosada. Macri empezó a hablar y dejó títulos para todos los gustos...del oficialismo. Por primera vez en años dio una entrevista en serio cuando recibió a los colegas de Infobae en su casa. Antes había roto el silencio con Joaquín Morales Solá pero en ningún momento sintió incomodidad. Macri considera que su gobierno terminó el 11 de agosto del 2019, no el 10 de diciembre. Que su mayor problema fue haber delegado la negociación política en Rogelio Frigerio y Emilio Monzó. También que la culpa del déficit fue de la oposición por aprobar los Presupuestos que enviaba el Poder Ejecutivo. Y confirmó lo que muchos intuíamos y es que no extraña nada de su rol como Presidente. En la intimidad, sigue exigiendo a sus exfuncionarios que defiendan su gestión, la cual considera exitosa. Nadie del espacio, salvo su círculo íntimo que aún lo necesita, está de acuerdo. "Defaulteó su propia deuda y quiere que salgamos a bancarlo. Va a seguir hablando y generando daño hacia adentro", aventuró un radical clave en el armado de la alianza ante ENTRELINEAS.info.

La gestión de Alberto Fernández está en una zona peligrosa. Con la brecha cambiaria marcando niveles récord todos los días, la pregunta que empieza a repetirse es ¿cuándo habrá una nueva devaluación? No hace falta ser un analista económico para saber que si eso se concreta, la inflación será aún más alta y el salario de cada uno de nosotros cada vez más bajo. La crisis en la Argentina parece no encontrar un piso. La inflación de septiembre alcanzó el 2,8%, según los datos publicados el miércoles por el INDEC. Si bien la noticia sigue siendo mala, en los primeros nueve meses de 2020 los precios acumularon una suba del 22,3%, inferior al 37,7% que registró entre enero y septiembre de 2019.

Así como no están claras las cosas en el país, menos en América Latina. No hay un bloque hegemónico. Hoy Bolivia vuelve a las urnas tras el golpe de Estado que sacó a Evo Morales del poder y del país. El candidato del MAS, Luis Arce, sigue primero cómodo en las encuestas. Detrás aparece Carlos Mesa. Igualmente el número no le alcanzaría al partido de Evo para ganar en primera vuelta y podría haber balotaje en noviembre. Gane quien gane, es importante que se acepte el resultado y Bolivia vuelva a vivir en democracia después de la interrupción militar del 2019. Luego será el turno de Ecuador, en febrero del 2021. No podrá competir Rafael Correa, pero si su partido. Otra vez hay dos líneas muy marcadas. Esos resultados podrían comenzar a torcer la balanza para un lado o para el otro en una región convulsionada, que pelea contra la pandemia, la pobreza, la desigualdad y ahora está en medio de una fuerte disputa entre los Estados Unidos y China por la influencia económica. No son buenos tiempos.