Sociedad

Claves del nuevo “estilo ecológico” de los balnearios de Pinamar

El frente marítimo de todo el distrito está siendo modificado desde la iniciativa impulsada por la gestión Martín Yeza. La intervención se extiende en Pinamar, Ostende, Valeria del Mar y Cariló.
03 de diciembre 12:11 PM
En esta nota
imag

En Hemingway Cariló la construcción es toda de madera y el edificio principal tiene una cenefa irregular de acero corten.

Desde 2016, en los primeros meses de gobierno del intendente Martín Yeza, se planificó una ambiciosa modificación en todo el frente marítimo de Pinamar, Ostende, Valeria del Mar y Cariló. La iniciativa se verá plasmada en este verano que está por comenzar, donde se podrá disfrutar de los balnearios que fueron rediseñaros, respetando el medio ambiente de las playas del distrito.
 
Así se demolieron los clásicos balnearios de cemento y ladrillo para reemplazarlos por paradores desmontables de menores dimensiones construidos en madera, acero y chapa, con grandes terrazas para disfrutar de ver el mar.
 
La idea, según cuenta el ingeniero Javier Mendía, ex director de Frente Marítimo y actual Secretario de Servicios Urbanos de Pinamar, fue encarar una renovación integral con criterios sustentables y mejorar los edificios y los servicios de las antiguas concesiones que estaban vencidas desde hace años.
 
En una primera etapa, de los 42 balnearios de Cariló, Valeria, Ostende y Pinamar se demolieron y se construyeron con los nuevos criterios sustentables unos 24 paradores (casi todos los de Pinamar menos los de la zona Norte y 4 de Cariló). En una segunda etapa, hay 7 en construcción (los de Ostende, Valeria y lo que resta de Pinamar), mientras que el resto se encararán en 2018.
 
El nuevo Manual Metodológico que presentó el área de Servicios Urbanos para la construcción de los paradores indica que se deben usar sistemas constructivos removibles, como los realizados con madera, Steel frame o premoldeados de hormigón. Además, estipula que los paradores no se pueden apoyar en la playa y deben construirse sobre pilotes para que permitan la libre circulación de la arena. El tope son 320 metros cuadrados en su superficie, cuando antes llegaban a los 2.000 metros cuadrados, en tanto que la altura máxima no debe superar los 3 metros y medio. 
 
Algunos de los paradores que ya fueron modificados son los clásicos El Pájaro y Salvador Gaviota en el Norte de Pinamar; Barbados, Marbella, Terrazas al alba, Hemingway Cariló, y se están construyendo Neruda Cariló, CR Pinamar, El Dorado Pinamar y Hemingway Valeria. Llaman la atención los contenedores utilizados para el Parador Barbados, desmontables en todos sus cuerpos de los distintos paquetes funcionales: los vestuarios, los baños, las máquinas y el personal, la administración, la cocina y la gastronomía. Y también se renovó Marbella, con una construcción de estructura de madera que apunta a mantener el espíritu playero del lugar que ya cumplió 40 años.
 
imag