Miércoles 18 de septiembre de 2019
20/11/2018 - 22:10 | Noticias | Política

El peronismo se une en la Provincia para rechazar el presupuesto de Vidal

El vicegobernador, Daniel Salvador, deslizó que se podría votar la próxima semana. El PJ se mostró más opositor que nunca, pero Cambiemos apela al diálogo.

María Eugenia Vidal y Martín Insaurralde. Cambiemos apuesta al diálogo con el PJ en el tratamiento del Presupuesto 2019.

El peronismo amaga con la “unidad”, un análisis repetido en los últimos tres años sobre la arena política bonaerense. Pero esta vez parece que el escenario es distinto: en 2019 se juegan los sillones de la Gobernación y las Intendencias, la crisis que desató Mauricio Macri y las encuestas muestran que la “unidad” del peronismo es el camino a seguir.

Distinto a los últimos años, este martes el peronismo bonaerense dejó una postal de unidad. Los diversos sectores se congregaron en una sola reunión para analizar el Presupuesto y la Ley Impositiva 2019 que María Eugenia Vidal envió a la Legislatura. En el Salón Cafiero del Senado bonaerense, se pudo ver a los principales referentes de los dos principales bloques peronistas/kirchneristas que tiene la Legislatura (Unidad Ciudadana y PJ-Unidad y Renovación). La presencia de los intendentes caciques del Conurbano también fue importante: Verónica Magario (La Matanza), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Juanchi Zabaleta (Hurlingham), que el año pasado representaban a distintos sectores, acordaron pasos conjuntos este año.

El discurso, al menos en principio, es homogéneo. “Los intendentes no podemos afrontar los gastos que le corresponden a la provincia”, dijo Magario, vocera elegida por el peronismo, quien además suena con más fuerza para ser candidata a Gobernadora el 2019. Es que la bronca de los intendentes peronistas (los radicales tiene el mismo sentir), se basa en las nuevas responsabilidades que tendrían que asumir las arcas municipales, de la mano del traspaso del ajuste que Mauricio Macri hizo a la Provincia y que la Gobernadora pretende hacer con los Municipios: los subsidios al transporte (2.500 millones de pesos), la “tarifa social” eléctrica (8.000 millones de pesos), los porcentajes del Fondo Educativo, el tope de 38 por ciento al aumento de tasas, la baja del presupuesto de los Concejos Deliberantes del 3 al 1,5 y las responsabilidades sobre la CEAMSE son el combo que asusta a los jefes comunales y que no están dispuestos a absorber entero.

El peronismo unido no le conviene a Gobernación, eso lo saben y les preocupa. En los tres tratamientos del Presupuesto anteriores apelaron a las divisiones del peronismo, que en esos tiempos estaban marcadas a fuego, por egos y disputas entre los distintos referentes y espacios que ahora parecen comulgar un mismo camino. Sin embargo, con más fuerza, harán valer el acuerdo que tienen con el llamado “peronismo dialoguista” que comanda Insaurralde, según analiza Infocielo.

“No está nada definido”, aseguran los negociadores de Cambiemos. Pero la semana pasada, el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai, mantuvo el primer encuentro con Insaurralde para hablar sobre el Presupuesto: "Vamos avanzando", dijeron desde Calle 6 sobre el encuentro. Dato no menor: a los pocos días de haber presentado el proyecto, desde Gobernación deslizaron que las cartas para negociar el Presupuesto eran modificar los porcentajes del Fondo Educativo y “compartir” el costo de los 8.000 millones de pesos de la “tarifa social”. Pero el peronismo anunció que pedirá más que eso. Sobre ese escenario, desde la Gobernación anunciaron que “harán valer todo lo que puedan” el acuerdo con el peronismo dialoguista. Esto, en principio es, la vicepresidencia I de la Cámara de Diputados que está en manos de Marisol Merquel y la no concreción de la eliminación de la “doble firma”.