Martes 17 de septiembre de 2019
21/06/2019 - 17:27 | Noticias | Sociedad

Eclipse solar total: qué ciudades de la región podrán disfrutarlo el 2 de julio

En Argentina, la franja del fenómeno abarcará a cinco provincias: San Juan, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

General Paz (Ranchos) y Chascomús serán los distritos de la Provincia en los que se podrá disfrutar del eclipse solar total del 2 de julio.

El próximo 2 de julio, algunas ciudades de la provincia de Buenos Aires tendrán el privilegio de disfrutar de un eclipse solar total, cuando la luna se interponga entre el sol y la Tierra y durante el día se haga de noche por algunos minutos.

Según explica el portal Infozona, sera un fenómeno que sólo tendrá lugar en una pequeña franja que cubre a Chile y Argentina.

El eclipse solar es descripto como uno de los fenómenos astronómicos más bellos. Vistos desde la Tierra, el sol y la luna, por una cuestión de tamaños y distancias, tienen un tamaño aparente similar. Por eso, en ciertas circunstancias uno puede tapar a otro.

El próximo julio este fenómeno podrá disfrutarse de manera parcial en varias zonas del mundo: en el Océano Pacífico, en algunas islas de la Polinesia y en gran parte del territorio sudamericano. Sin embargo, sólo una pequeña franja entre Chile y Argentina tendrá el privilegio de ver el eclipse de manera total.

En Argentina la franja del eclipse total abarcará a cinco provincias: San Juan, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires. Y en territorio bonaerense tendrán este privilegio los distritos de Pergamino, Junín, Chacabuco, Chivilcoy, Luján, Mercedes, Lobos, General Paz (Ranchos) y Chascomús.

Desde el Planetario de la Universidad Nacional de La Plata, advirtieron que "en la mayoría del resto del país el eclipse se verá parcial, siendo la región cubierta del sol tanto mayor cuanto más cerca estemos a la franja de totalidad".

El comienzo del eclipse será a eso de las 16.30 cuando se observe una pequeña muesca oscura sobre el sol. Ese tajo irá avanzando a lo largo de más de una hora hasta dejar sólo un delgado borde luminoso. "Mientras esto ocurre, la iluminación del lugar disminuye progresivamente. Diez minutos antes de la totalidad, la oscuridad es notable, la temperatura baja y los animales se inquietan", explicaron desde el Planetario.