Domingo 15 de diciembre de 2019
30/10/2019 - 17:26 | Noticias | Sociedad

Liberan a la mujer que mató a su pareja al actuar en defensa propia

Lo asesinó el lunes 28 en Mar del Plata. La investigación concluyó que reaccionó cuando el hombre la golpeaba, la amenazaba con un cuchillo e introducía su cabeza en un balde.

La fiscal Gómez solicitó al juez Errandonea la inmediata libertad de Villarruel al considerar que actuó en legítima defensa (foto: La Capital).

Margarita Villarruel, la mujer de 27 años que el lunes a la madrugada mató a su novio de una puñalada y fue detenida por la policía, recuperará la libertad por orden de la fiscal Andrea Gómez, quien a través de una veloz investigación concluyó que la imputada actuó en defensa propia cuando era violentamente golpeada, informó el portal de La Capital.

El homicidio de Alejandro César (42) se produjo en una vivienda del barrio 9 de Julio, en Mar del Plata. Más precisamente, fue en una propiedad ubicada en Mariano Acosta al 1100 que la pareja compartía junto a sus tres hijos de 1, 3 y 4 años, más uno de 11 que la mujer había tenido con otro hombre.

Según los datos recabados en la causa judicial, Viillarruel era víctima de cotidianos maltratos por parte de César. De su propia declaración y de la de varios testigos, surgió que la violencia de género que sufría la imputada había provocado incluso una separación previa entre ambos.

Sin embargo, la pareja había vuelto a convivir el pasado 15 de octubre. Es que, conforme explicó Villarruel ante la fiscal Gómez, carecía de los recursos para vivir sola y hacerse cargo de la manutención de sus hijos. “No tenía plata para pagar el alquiler y la dueña de la casa me la pidió. Tuve que volver con él”, declaró visiblemente conmocionada ante la investigadora.

En su relato, además, describió la última discusión que tuvo con César, el domingo a la noche, y reveló que sus hijos fueron testigos de las agresiones que sufrió entonces y comenzaron a llorar y a gritar. Ya de madrugada, los maltratos continuaron y además de golpearla, el hombre la amenazó con un cuchillo de cocina y le introdujo su cabeza en un balde.

Fue en ese momento que Villarruel le gritó a sus hijos que se escondieran, y cuando pudo zafarse tomó el mismo cuchillo, con el que César siempre la amenazaba, y se lo clavó en el pecho. El hombre cayó muerto en el patio de su casa y ella salió corriendo hacia el interior del inmueble.

Más tarde, arribó al lugar personal policial del CPC Norte y la encontró junto al cadáver en estado de shock y gritando: “Se mató, se mató”. Por orden de la fiscal Gómez, Villarruel fue detenida y trasladada al Destacamento Femenino de Batán. Además, los uniformados secuestraron el arma blanca utilizada.

Esas medidas fueron tomadas en forma preliminar. Pero con el paso de las horas la causa avanzó y se conocieron los detalles del maltrato que sufría la imputada, que este miércoles dio su versión de los hechos.

La declaración de la mujer fue tomada en cuenta por la fiscal Gómez debido a que existen testigos de la violencia a la que era sometida y cuyos testimonios avalan dicha versión. Uno de ellos es el de una vecina que entre el domingo a la noche y el lunes a la madrugada oyó los ruidos provenientes de la casa de César y Villarruel.

“Escuche que ella le gritaba: ‘No me mates, no me mates’, y después escuché un grito de él”, relató la testigo. También declararon en el marco de la causa el propio suegro de la imputada y su cuñada, quienes confirmaron que el hombre la maltrataba continuamente.

En suma, desde la Comisaría de la Mujer aportaron a la causa cinco denuncias previas contra César por violencia de género que no solamente había hecho Villarruel, sino también su madre. Según trascendió, el hombre asesinado solía golpear a los propios padres de su pareja y hasta había llegado a exhibirle los genitales a su suegra.

Con todos esos datos, la fiscal Gómez decidió solicitar al juez de Garantías, Saúl Errandonea, la inmediata libertad de la mujer -que había sido imputada por “homicidio agravado por el vínculo”- tras considerar que actuó en legítima defensa.