Martes 18 de febrero de 2020
04/02/2020 - 12:15 | Noticias | Sociedad
El crimen que conmociona al país

“Los rugbiers actuaban como un grupo y cada uno tenía una función específica”

Para el abogado de la familia de Fernando Báez Sosa, todos los implicados tuvieron una función en la golpiza que terminó con la muerte del joven. “Hasta tenían un cronista”, dijo Fabián Améndola a ENTRELINEAS.INFO. Esperan que aparezcan más videos “porque había más gente filmando”.

El abogado de la familia Báez Sosa espera que aparezcan más videos sobre el momento del asesinato porque “había más gente filmando”. (Foto: Télam)

En la causa ya “hay elementos de prueba suficientes para pedir al juez de Garantías la prisión preventiva” a los diez rugbiers detenidos por el asesinato del joven en Villa Gesell, aseguró Fabián Améndola, el abogado de la familia de Fernando Báez Sosa.

El letrado sostuvo que las pericias de los celulares, junto con los testimonios que se fueron aportando, permiten hablar de una “coautoría funcional”; es decir que todos los implicados funcionaban “como grupo homogéneo y cerrado en el que cada uno tenía una función específica: algunos pusieron a Fernando en estado de indefensión con los primeros golpes hasta que queda tendido en el suelo en estado de inconsciencia, otros se aseguraron de que ninguno pudiera brindarle ayuda y, de acuerdo con los últimos videos, hasta tenían un cronista que filmaba lo que hacía el grupo para vanagloriarse, gozar con la muerte de Fernando y subirlo a sus grupos de WhatsApp como si fuera un trofeo.”

A esta situación aportan datos como el hecho de que se hayan cambiado la ropa luego del asesinato, “lo que indica la conciencia del hecho cometido y el intento por desviar los ojos de la justicia sobre ellos”. El abogado de la familia Báez Sosa dijo también que resultó crucial el testimonio de un turista que se presentó espontáneamente, que presenció toda la pelea y que ubicó a 7 de los imputados en el lugar.

“Describió la agresión casi completa, a 7 de los agresores con lujo de detalles, con características físicas y prendas que cada uno vestía, cuál fue el rol que cada uno tuvo y los reconoció en rueda de reconocimiento”, explicó Améndola en la entrevista brindada a ENTRELINEAS.INFO.

Insistió en que no estaban alcoholizados ni drogados, lo que serviría de argumento para atenuar su responsabilidad. Para el abogado “no necesitaban ni siquiera del alcohol para no tener frenos inhibitorios” y aclaró que “evidentemente esto es el desenlace fatal de una escalada de violencia a la ya estaban acostumbrados”. Sobre esta cuestión, están recogiendo testimonios en Zárate “de varias víctimas de agresiones de estos rugbiers que estamos tratando de que se formalicen las denuncias que no se han hecho por temor”.

Ahora, la tarea es cotejar los datos de los teléfonos, mirar horarios, observar las filmaciones de las cámaras de seguridad y esperar que se presenten más testigos porque, según señaló, “había más gente filmando”.