Sábado 31 de octubre de 2020
27/08/2020 - 10:30 | Noticias | Sociedad
Internacionales

Wisconsin: cuarta noche de protestas contra el racismo pese al toque de queda

Una multitud realizó una marcha pacífica en la ciudad estadounidense de Kenosha, epicentro de la tensión que generó el episodio de violencia policial que tuvo como víctima a Jacob Blake.

“Federales vuelvan a casa. Esta es nuestra ciudad”, dice el cartel en alusión al envío de tropas federales a Kenosha por parte del gobierno de Donald Trump. (Foto: Sean Krajacic/Kenosha News)

Por cuarta noche consecutiva, la ciudad estadounidense de Kenosha, en el estado de Wisconsin, fue escenario de protestas contra el acribillamiento de un joven negro por parte de un policía blanco ocurrido el domingo pasado.

A pesar del toque de queda que rigió durante toda la noche, una multitud realizó una marcha pacífica en el céntrico Parque Cívico, punto focal de las manifestaciones que se celebran desde el domingo. Las manifestaciones se mostraban con menor convocatoria, aunque con gran tensión, y sin enfrentamientos directos con la policía o con grupos de extremistas blancos armados.

Ayer, un joven de 17 años fue arrestado acusado de homicidio intencional en primer grado, luego de la difusión de varios videos que lo muestran disparando en medio de una calle de Kenosha con un rifle semiautomático. "Acabo de matar a alguien", dijo Kyle Rittenhouse, luego del tiroteo que dejó además una tercera persona herida, informó el diario local Kenosha News en su edición digital.

Las manifestaciones se iniciaron el domingo luego de que policías hirieran de gravedad a Jacob Blake, de 29 años, en un incidente que también fue captado en video por un testigo con su teléfono celular.

En la grabación se ve a policías disparar a quemarropa varias veces por la espalda contra Blake cuando intentaba subir a su camioneta, en un nuevo episodio de violencia policial que recordó el crimen de afroestadounidense George Floyd que en mayo desató una ola de protestas contra el racismo.

El miércoles, tres días después del tiroteo, las autoridades estatales identificaron al oficial que disparó contra Blake como Rusten Sheskey, un agente con 7 años en el Departamento de Policía de Kenosha.

Sheskey disparó a Blake mientras sostenía su camisa después de que los oficiales usaron por primera vez una Taser sin éxito, explicó el Departamento de Justicia de Wisconsin. Los agentes estatales luego recuperaron un cuchillo del piso del lado del conductor del vehículo, informó el departamento.

El caso generó la suspensión de los partidos de ayer de la liga de básquetbol profesional NBA a partir del boicot declarado por los jugadores de Milwaukee Bucks, que resolvieron no presentarse a jugar el encuentro que debían disputar con Orlando Magic, en repudio a la violencia policial.