Martes 05 de julio de 2022
07 OCT 2020 - 12:16 | Sociedad
La crisis de la economía

Las Flores: cerró definitivamente el tradicional hotel donde se hospedaron Borges y Bioy Casares

El Gran Avenida, que se había inaugurado en 1943, se encontraba impedido de recibir clientes desde que comenzó la pandemia del Coronavirus en marzo pasado.

El hotel Gran Avenida, que está ubicado en el centro del ejido urbano de Las Flores, cuenta con 60 habitaciones y empleaba a 10 personas.

El hotel Gran Avenida de Las Flores cerró definitivamente, según anunció Emilio Candina, uno de los propietarios. El establecimiento, abierto en 1943, se encontraba impedido de recibir clientes desde que comenzó la pandemia del Coronavirus en marzo pasado.

“No se puede trabajar en estas condiciones, fue una decisión muy difícil y cerramos", dijo Candina a La Nación sobre el hotel que fue un punto de encuentro por excelencia de la sociedad florense.

Entre los ilustres clientes que se hospedaron en algunas de sus 60 habitaciones  se contaban Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges, así como las máximas figuras del Turismo Carretera y TC2000 de la década del ’80, cuando el Autódromo “General San Martín” recibía a las dos principales categorías del país.

"Fueron muchos factores, una economía en declive, y la falta de un horizonte claro", señaló Emilio. El hotel, un emprendimiento familiar, ocupa un cuarto de una manzana. Su diseño responde a viajes estándares de espacio y servicios."Estos hoteles son estructuras muy grandes, tienen un gasto fijo de mantenimiento muy alto. Los empleados tomaron la noticia con tristeza, no fue fácil comunicárselo", agregó.

"Los hoteles de pueblo tradicionales están pensados para recibir grandes comitivas, pero también a los vecinos del pueblo", cuenta Emilio. Aquella época dorada, quedó atrás. "En los años 50, llegamos a tener 60 empleados, la actividad fue muy intensa", apunta.

"La pandemia y cuarentena fueron golpes letales", aseguró Candina. “Cerrar no es solo una decisión económica, sino afectiva. Cuatro generaciones de nuestra familia trabajaron en el hotel", agregó uno de los dueños del establecimiento que empleaba a 10 personas.

"Fue el lugar natural que los huéspedes de Las Flores tenían", agrega. Cuando se casó Bioy Casares con Silvina Ocampo, con Borges como testigo, estuvieron en el hotel. "Se festejaban cumpleaños y las quinceañeras posaron en sus hermosos salones conservados impecablemente con el mobiliario original. Se extrañará mucho", afirmó Bettina Cucagna, asidua huésped del hotel.