Sábado 31 de julio de 2021
14 JUN 2021 - 11:31 | Sociedad
Efemérides

Día del Barrendero: por qué se conmemora hoy en Argentina

La fecha se instauró por ley en 2014 y homenajea a Mauricio Silva, un sacerdote uruguayo que barría las calles de la ciudad de Buenos Aires y fue desaparecido en 1977 por las fuerzas represivas de la dictadura militar.

La autora de la ley destacó que se votó para “homenajear a los barrenderos que cada día realizan una tarea abnegada que no es siempre bien valorada”.

El Día del Barrendero se celebra en Argentina el 14 de junio en memoria de Mauricio Silva, un sacerdote uruguayo que barría las calles de la ciudad de Buenos Aires y desapareció en 1977 durante la última dictadura militar.

Desde 2014, y tras la aprobación mediante una ley del Congreso de la Nación, cada 14 de junio se conmemora en Argentina el Día del Barrendero. La fecha se eligió porque ese día de 1977 el sacerdote y barrendero uruguayo Mauricio Silva fue secuestrado por las fuerzas represivas de la dictadura militar mientras barría las calles del barrio porteño de Villa General Mitre.

En setiembre de 1980,  luego de haber sufrido espantosas torturas, fue arrojado desde un auto a la calle. Casi desfallecido, fue trasladado a un hospital de Buenos Aires, donde murió.

La autora de la iniciativa fue la entonces diputada nacional del FpV-Movimiento Evita Adela Segarra quien explicó al portal Ámbito que su iniciativa buscaba “homenajear a los barrenderos que cada día realizan una tarea abnegada que no es siempre bien valorada”, así como “reconocer en el hermano Mauricio Silva a todos los trabajadores que, de acuerdo con el informe de la CONADEP, fueron el blanco favorito de la dictadura militar”.

Por su parte la ex secretaria de Cultos de la Ciudad de Buenos Aires Alicia Vázquez sostiene que Mauricio Silva "era un cura que buscaba un lugar donde vivir el Evangelio. Ese lugar lo encontró en la espiritualidad de Carlos de Foucauld y en su trabajo de barrendero. Su labor pastoral de acompañamiento, de compromiso con los pobres, y su vivir como un barrendero, eran considerados peligrosos. Que haya muerto en profesión de su fe, por su coherencia y amor por el otro, lo convierten en mártir. Los católicos esperamos que ese martirio sea reconocido".

“Fue un trabajador, un barrendero comprometido con su realidad. Participó de una serie de planteos sindicales muy concretos que buscaban mejorar la calidad del trabajo de los barrenderos. Valoraba mucho el rol social del barrendero y la relación que mantenía con los vecinos" remarcó Alicia Vázquez, en momentos que la pandemia del Covid-19 pone en evidencia la importancia de los barrenderos como trabajadores esenciales.

Aunque la Iglesia Católica aún no lo ha reconocido como patrono de los barrenderos, en el santoral de la religiosidad popular ya lo consideran un poderoso intercesor, uno de ellos, barrendero, Hermano del Evangelio, sacerdote que en su opción evangélica estuvo dispuesto a entregar su vida por defender los derechos de sus compañeros.