Lunes 18 de octubre de 2021
15 JUN 2021 - 10:49 | Sociedad
Historias

San Clemente: la historia de la vecina que recibió ayuda de la comunidad y la retribuye con acciones solidarias

Hace un par de meses su pedido para conseguir unas inyecciones para tratar su enfermedad tuvo eco y llegó a la Municipalidad, que garantizó su provisión. Ahora, Liliana Leguizamón armó un ropero solidario para las familias necesitadas y proyecta un merendero.

El ropero solidario se encuentra en Calle 71 N° 1851, entre Galicia y Avenida 18, San Clemente. La página de Facebook es “La Sonrisa de un Niño”.

Liliana Leguizamón es una vecina de San Clemente del Tuyú que necesitaba unas inyecciones para tratar su cáncer que no estaban al alcance de su economía. Apeló a la solidaridad de la comunidad costera y su pedido tuvo eco. A punto tal que desde la Municipalidad del Partido de La Costa se garantizó la provisión de las ampollas que precisa.  

A través de Acción y Desarrollo Social se gestionan los medicamentos de mayor complejidad que no hay en los hospitales del distrito. Ante esta situación, y el Daniel Creuso, asesor en Salud de la comuna, autorizó la posibilidad de comprar estas inyecciones hasta tanto la Nación confirme la entrega de la medicación. “Me dijeron que me van a seguir ayudando, así que estoy tranquila”, dijo Liliana en una entrevista con el Canal 5 de San Clemente.

Ahora, Leguizamón encontró una forma práctica de canalizar sus ganas de ayudar a la gente. “Me gusta mucho hacerlo y además me sirve para despejarme un poco”, contó sobre el emprendimiento del ropero solidario para niños y niñas.  

“Lo estoy haciendo con donaciones que me traen como ropa, calzado o cualquier cosa con lo que la gente quiera colaborar, para ayudar de la misma manera que me ayudaron a mí. Yo puedo ir a buscar las donaciones o si les queda cómodo, pueden traerlas”, explicó Liliana, que vive en la Calle 71 N° 1851, entre Galicia y Avenida 18, de San Clemente. A través de su página de Facebook, se anuncian los días y horarios en los que se abre el ropero solidario.

Pero las ganas de ayudar de esta vecina costera no se quedan ahí. “Tengo el proyecto de hacer un merendero y la vianda para asistir a muchos vecinos que están pasándola mal, pero para eso también necesito ayuda de la gente”, dijo. La idea “es dar tres veces a la semana una buena merienda y dos veces a la semana una vianda. Nos pueden ayudar con alimentos no perecederos, carne, pollo, verduras, pan, leche, chocolate, azúcar”, detalló.