Martes 07 de diciembre de 2021
15 OCT 2021 - 15:48 | Sociedad

Dolores: sábado y domingo se desarrollará la Fiesta del Empleado Ferroviario en Sevigné

Habrá feria de artesanos y gastronómicos y espectáculos musicales en la plaza principal de la localidad.

Sevigné fue fundada el 16 de octubre de 1908, se encuentra ubicada en el km 194 de la Autovía 2 y tiene unos 300 habitantes.

Este fin de semana se realizará la segunda edición de la Fiesta del Empleado Ferroviario en la localidad de Sevigné.

En la plaza central “Mabel Aparicio” durante los dos días se montará la feria de artesanos, de la que participarán los emprendedores locales, que podrán de esta manera exponer y comercializar sus productos.

En el marco de la celebración, habrá una serie de espectáculos que completarán el marco de la fiesta que se lleva adelante en relación con el pasado ferroviario que tuvo la localidad.

Desde la 12 estará instalada la feria de artesanos, gastronómicos y emprendedores y desde las 15 comenzarán las actuaciones del Ballet Guarda Pampa, Juan Baliani, A Pura Cumbia y Anabella y Banda Libre, el sábado. El domingo actuarán el ballet Nuevo Horizonte, Amigos del Camino, el Grupo Fénix y Pasión Tropical.

Sevigné fue fundada el 16 de octubre de 1908, por lo que este año la Fiesta coincidirá con el aniversario de la localidad que pertenece al partido de Dolores, y se encuentra ubicada en el km 194 de la Autovía 2. Tiene unos 300 habitantes y su nombre recuerda a Ceferino Sevigné, antiguo propietario de las tierras en las que fue construida la estación de ferrocarril que dio nacimiento al pueblo.

Los talleres ferroviarios fueron la causa de que se construyeron las colonias, es decir, las casas para el personal que se fue instalando con sus familias a lo largo de las vías.

A diferencia de Dolores, cuentan los testigos de esa época, Sevigné tenía buena agua para las locomotoras a vapor. Además, allí confluían allí confluían los trenes de hacienda que venían por la vía a Juancho (General Madariaga) y por la vía a Ayacucho. En el lugar se reordenaban los vagones según destino, y se cambiaban las locomotoras por otras más potentes, que llevaban los trenes de hacienda hasta Temperley, donde se volvían a reordenar, ya fueran a Liniers, Frigoríficos, o Avellaneda Lanares.

El taller funcionó a pleno hasta 1946, luego comenzó su decadencia.  La introducción de la maquinaria diésel hizo que ya no fueran necesarias las instalaciones y los servicios que ofrecían los talleres y, poco a poco, la actividad de los galpones fue desapareciendo.