Domingo 25 de septiembre de 2022
01 AUG 2022 - 10:28 | Sociedad
Policiales

Miramar: brutal agresión contra un terna de árbitros y batalla campal en un torneo barrial de fútbol

Sucedió en la Liga Independiente de Fútbol de los Barrios de General Alvarado. La fiscalía inició una causa por lesiones leves, aunque no hay aprehendidos.

Los árbitros del partido y un delegado de uno de los equipos fueron los blancos de las agresiones. (Foto: 0223)

Un partido de la Liga Independiente de Fútbol de los Barrios de General Alvarado terminó este domingo por la mañana en una brutal agresión contra la terna arbitral del encuentro y una batalla campal entre los jugadores de Deportivo Mitre y La Barranca.

La feroz agresión se desencadenó principalmente contra la terna dirigida por Germán Gutiérrez, quien junto a sus dos asistentes fue cuestionado por diferentes fallos sancionados en el transcurso del partido.

En los videos que se viralizaron se puede observar a un grupo de jugadores que arrinconó, increpó y golpeó a uno de los árbitros del encuentro contra un vehículo que estaba estacionado en inmediaciones de la cancha. Entre los agresores, inclusive, un menor le arrojó una patada al árbitro.

Rápidamente un grupo de jugadores e hinchas intentaron apaciguar los ánimos y calmar a quienes incitaban a la violencia. Sin embargo, los disturbios se recrudecieron y se desencadenó una batalla campal entre miembros de ambos equipos.

Según informó el portal 0223, los árbitros del partido y un delegado de uno de los equipos fueron los blancos de las agresiones, aunque no revistieron de mayor gravedad y pudieron ser asistidos en el lugar.

Fuentes oficiales confirmaron que no se aprehendió a ninguna persona que participó de los violentos hechos. No obstante, a partir de las denuncias radicadas y los datos recabados, la fiscal Ana María Caroinició una causa por lesiones leves.

La Liga Independiente de Fútbol de los Barrios de General Alvarado no está afiliada a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), por lo que sus partidos no requieren de presencia policial ni de un alambrado olímpico para separar a los protagonistas de los espectadores.