Domingo 14 de julio de 2024
02 MAY 2023 - 10:52 | Sociedad
Judiciales

Miramar: comienza un nuevo juicio al policía que había sido absuelto por el abuso sexual y el asesinato de Natalia Melmann

Se trata de Ricardo Panadero, quien será juzgado desde hoy en Mar del Plata a partir de una decisión del Tribunal de Casación Penal.

Las audiencias se desarrollarán en los tribunales marplatenses y está previsto que se extiendan al menos durante 4 jornadas consecutivas. (Foto: Diario Necochea)

El ex sargento de la Policía Bonaerense Ricardo Panadero, cuarto efectivo acusado por el crimen de Natalia Melmann, ocurrido el 4 de febrero de 2001 en Miramar, será juzgado nuevamente a partir de hoy en Mar del Plata. Cabe recordar que el Tribunal de Casación Penal provincial anuló el fallo en el que resultó absuelto en un primer juicio por el abuso sexual y el asesinato de la adolescente de 15 años y ordenara la realización de uno nuevo.

Panadero está imputado por el delito de "privación ilegítima de la libertad agravada por el uso de violencia, abuso sexual agravado por acceso carnal y por la participación de dos o más personas y homicidio agravado por la participación de dos o más personas y criminis causa", según informó la Agencia Télam.

Se trata del cuarto policía acusado por el crimen que conmocionó a Miramar y al país en verano de 2001, pero su caso no formó parte del juicio en el que los otros tres -Oscar Echenique (63), Ricardo Anselmini (55) y Ricardo Suárez (60)- fueron condenados a prisión perpetua, en septiembre de 2002, porque fue sobreseído antes.

Una resolución de la Suprema Corte provincial revocó sin embargo ese sobreseimiento y en julio de 2018, 17 años después del hecho, Panadero fue juzgado por el Tribunal Oral en lo Criminal 4 marplatense, y resultó absuelto de manera unánime por los jueces Juan Manuel Sueyro, Fabián Riquet y Jorge Peralta. Los magistrados consideraron que a lo largo del debate oral no pudo acreditarse la acusación y que "no se probó su coautoría en los hechos".

El fallo fue apelado por la Fiscalía General de Mar del Plata y por la fiscal de juicio, Ana María Caro, por entender que "existió una apreciación incorrecta del material probatorio" y que "se prescindió de elementos relevantes".

También recurrieron la absolución los padres de la víctima y su abogado, Federico Paruolo, al considerar que "se realizó un análisis sesgado y arbitrario de los elementos probatorios", en especial de una prueba de ADN realizada sobre un vello púbico hallado en el cuerpo de la menor, que indicó que "se detectó compatibilidad con el análisis correspondiente a Panadero".

A partir de estos recursos, el 13 de noviembre de 2019, la Sala III del Tribunal de Casación Penal bonaerense anuló la absolución y ordenó la realización de un nuevo juicio, que comienza hoy. En este nuevo proceso, el TOC 4 estará conformado por los jueces Néstor Conti, Mariana Iriani y Juan Galarreta.

La fiscal es nuevamente Caro y los abogados Paruolo y Yamil Castro Bianchi intervendrán en calidad de particular damnificado, en representación de Gustavo Melmann y Laura Calampuca, padres de Natalia.

Fuentes judiciales indicaron que declararán entre 2 y 5 testigos cada día, entre ellos los padres de la menor, y que los alegatos de cierre de las partes podrían realizarse el viernes o el lunes siguiente. Familiares y allegados de la víctima anunciaron por su parte que se concentrarán en las inmediaciones de los tribunales para seguir el desarrollo del juicio y pedir que Panadero sea condenado a prisión perpetua.

El crimen de Melmann ocurrió el 4 de febrero de 2001 y provocó la reacción de la comunidad local, que realizó múltiples marchas para pedir por el esclarecimiento del caso y produjo incluso un impacto político: el entonces presidente, Fernando de la Rúa, se reunió pocos días después con los padres en Miramar.

Según se estableció en el juicio en 2002, la víctima fue obligada a subir a una camioneta policial y llevada a una casa en el extremo sur de Miramar, donde "fue accedida carnalmente", y luego, "con el inequívoco propósito de procurar la impunidad de la agresión sexual", fue estrangulada con un cordón de sus zapatillas. Los tres policías condenados a perpetua trasladaron luego el cuerpo al vivero Florentino Ameghino, donde fue hallado semienterrado 4 días más tarde.