Martes 18 de junio de 2024
04 AUG 2023 - 11:44 | Sociedad
Efemérides

Día del Panadero: por qué se festeja el 4 de agosto en Argentina

La fecha tiene su origen en la agremiación de los trabajadores de la actividad, a fines del Siglo XIX.

El 4 de agosto fue reconocido oficialmente como Día Nacional del Panadero por el Congreso Nacional en 1957. (Foto: El Cordillerano)

Cada 4 de agosto se celebra el Día Nacional del Obrero Panadero, en conmemoración a la fecha en la que se fundó en Buenos Aires la Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos, el primer sindicato de esa profesión del país, creado en 1887.

Dicha institución nació por iniciativa del italiano Ettore Mattei, quien se destacó como uno de los organizadores del movimiento obrero y el movimiento anarquista en Argentina. Fue la primera sociedad de resistencia y solidaridad de clase de la nación basada en los principios de la acción directa y la huelga revolucionaria.

Errico Malatesta, otro famoso anarquista italiano que residió en el país entre 1885 y 1889, redactó sus estatutos. En éstos, se resaltó la importancia que tiene la organización federal tanto lugareña como regional y territorial; y se señaló la tendencia a llegar a una Federación Regional Argentina de Trabajadores, así como también a la solidaridad internacional.

El único elemento con tonalidad anarquista apareció en el artículo 7, según consignó el portal Ámbito: “Esta sociedad no debe inmiscuirse en cuestiones políticas”.

Cabe destacar que los miembros de esta sociedad anarquista fueron quienes renombraron a las masas de repostería y facturas horneadas, que son popularmente conocidas en la actualidad con nombres que hacen alusión o burla a temáticas religiosas y militares. Entre las denominaciones: sacramentos, bolas de fraile (o suspiros de monja), cañones, bombas y vigilantes.

El 4 de agosto fue reconocido oficialmente como Día Nacional del Panadero por el Congreso Nacional argentino en 1957. Desde entonces, la conmemoración de esta fecha es un clásico en la sociedad. Esos estatutos sirvieron de modelo para muchos otros creados en esa década por militantes de ideología similar, como los zapateros, zingueros y obreros mecánicos.