Lunes 15 de abril de 2024
29 JAN 2024 - 20:50 | Sociedad
Clima

La Región: hasta cuándo continuarán las altas temperaturas en la Costa Atlántica

Enero se despide con máximas de que rondan los 30ºC y febrero arranca con una importante ola de calor.

Es importante cuidar a los niños de la exposición al sol.

La segunda quincena de enero les regaló a los turistas que visitaron los destinos de la Costa Atlántica temperaturas más que agradables para disfrutar de la playa y el mar.

Para los últimos días del mes se esperan máximas que rondarán los 30ºC y el Servicio Meteorológico Nacional renovó el alerta amarillo por altas temperaturas para los distritos de la Región.

En tanto, febrero traerá mucho más calor y se espera que la temperatura máxima ronde los 35ºC en distritos como el Partido de La Costa.

La ola de calor continuará al menos hasta el próximo domingo. Más allá de la posibilidad de disfrutar del mar y la playa, es importante tomar recaudos para evitar el golpe de calor.

 

EL GOLPE DE CALOR

El golpe de calor se produce cuando el cuerpo pierde el agua y las sales esenciales que requiere para el buen funcionamiento. Sed intensa, sensación de calor sofocante, piel seca, fiebre, falta de apetitito, dolor de estómago, náuseas, dolor de cabeza, mareos e incluso desmayo pueden ser algunos de los síntomas.

Particularmente en los bebés, también se puede observar la piel irritada por la transpiración en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y en la zona del pañal, además de llanto e irritabilidad.

Si bien todas las personas pueden sufrir un golpe de calor, las más vulnerables son los bebés; los niños pequeños; los mayores de 65 años de edad y quienes padecen enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas, como diabetes; obesidad; e hipertensión arterial.

 

RECOMENDACIONES

–Asegurar una buena hidratación, sobre todo en bebés, niños, embarazadas, ancianos y deportistas.

–Reducir la exposición a altas temperaturas y en lo posible no estar al sol. Usar gorros; poca ropa, liviana y clara; y protector solar.

–No realizar actividades físicas intensas en horarios de sol intenso y con altas temperaturas.

–Implementar medidas para reducir la temperatura corporal: enfriar los ambientes, bañarse con agua fresca con frecuencia.

–Prestar atención a signos de deshidratación: bebé con llanto excesivo, disminución de la cantidad de orina, somnolencia, rechazo de los alimentos, hundimiento de los ojos o lengua seca.

–Aumentar los controles de presión arterial en ancianos y en quienes estén recibiendo tratamiento con antihipertensivos o diuréticos.