Miércoles 21 de agosto de 2019
17/11/2018 - 11:09 | Noticias | Deportes

Premian en Alemania un proyecto argentino de fútbol en contra del racismo y la xenofobia

El dolorense Guillermo Ibarra participa del grupo que lleva adelante “No es juego”, la muestra sobre fútbol y Holocausto.

De izq. a der., el dolorense Guillermo Ibarra, Leonardo Albajari, Rodolfo Donofrio (Presidente de River), Marcelo Mindlin (Presidente del Museo del Holocausto y dueño de Pampa Energía), Gustavo Asmus,

El fútbol no es sólo un juego. También es una buena manera de promover la reflexión sobre males de la sociedad como el racismo o la xenofobia. La Federación Alemana de Fútbol decidió premiar un proyecto educativo argentino que habla del fútbol y el Holocausto, un proyecto que ideó Leonardo Albajari y en el que trabajó el dolorense Guillermo Ibarra, junto con  Gustavo Asmus y German Roitbarg. Este sábado, en Dortmund, parte del equipo recibirá el premio Julio Hirsch en honor al primer futbolista judío que integró la selección alemana de fútbol.

 “No es un juego” busca mostrar “cómo se utilizó, se vivió y victimizó el futbol entre el año 33 y el 45 en la Alemania nazi”, explica Ibarra.  Así se narran “historias de futbolistas judíos, de futbolistas que no eran judíos, pero combatían al nazismo, de cómo se jugaba al futbol en los campos de concentración y en los campos de trabajo”. En el proceso de investigación encontraron 45 historias de este tipo pero en la muestra que armaron finalmente se narran 11. Ya han recorrido diversas ciudades de la Argentina y tienen previstas otras presentaciones para los meses de diciembre y enero. Una de las alternativas es que el año próximo se presenten en Dolores.

LA ARGENTINA DE HOY

La idea de los creadores de “No es un juego”, explica Ibarra, es llevar adelante “un proyecto educativo que se pueda utilizar para concientizar sobre lo que fue el racismo, la xenofobia, la homofobia, la persecución a las minorías, la falta de tolerancia y compararlo con la Argentina de hoy”.

Es que muchas de estas cuestiones están presentes en las canchas de nuestro país: “vas a la cancha y encontrás a los de River cantándoles a los de Boca contra Bolivia y Paraguay para discriminar, cantando que son todos putos”. Esto también permite remontarse a “cómo se utilizó el Mundial 78 en la Argentina, y en la Guerra de Malvinas durante España 82”.  

Por todo eso, relata Ibarra, “la Federación Alemana de Fútbol nos dio un premio honorífico, el Julio Hirsch, quien fue el primer futbolista judío de la selección alemana, combatió para esta nación en la Primera Guerra Mundial, donde recibió medalla de hierro, y en la Segunda Guerra Mundial lo mataron por judío”.