Jueves 02 de febrero de 2023
03 NOV 2022 - 14:35 | Deportes
Deportes

Juegos Universitarios Panamericanos: un balance positivo y buenos augurios para el Mundial

Argentina logró 12 medallas en la segunda edición de los FISU America Games y se prepara para el próximo evento internacional, que se celebrará el año próximo en China.

“Más allá de los buenos resultados, lo importante es el compromiso de que los y las jóvenes en Argentina tengan un proyecto de vida de la mano de la Doble Carrera, la educación y el deporte; que ellos sepan que tienen un espacio de pertenencia y poder trabajar en conjunto con el Ministerio de Educación de la Nación para llegar a Chengdú 2023 con una delegación de 250 personas, tal como lo hicimos en ediciones anteriores”. La reflexión pertenece al presidente de la Federación del Deporte Universitario Argentino (FeDUA), Emiliano Ojea, al hacer un balance de la participación argentina de la segunda edición de los FISU America Games, celebrados en la ciudad mexicana de Mérida. Allí, los deportistas universitarios nacionales consiguieron 12 medallas en ocho disciplinas: una de oro, cinco de plata y seis de bronce.

En declaraciones al Suplemento Universidad, Ojea destacó que para el deporte universitario argentino es “una inyección anímica muy importante haber podido estar, haber podido armar esta delegación con un compromiso muy fuerte de las universidades y de los y las estudiantes deportistas, y contar con el apoyo del Ministerio de Educación y de YPF”. Y expresó su anhelo de que en los Juegos Mundiales Universitarios Chengdú 2023, que se celebrarán en China, “continúe este camino de crecimiento y de participación en el deporte internacional y pueda sumarse el apoyo de la Secretaría de Deportes de la Nación”.

En los juegos organizados por la Federación Internacional de Deportes Universitarios (FISU, por su sigla en inglés), Argentina participó con una delegación de 146 personas –101 deportistas y el resto entrenadores, kinesiólogos, delegados y preparadores físicos–. La edición anterior se había realizado en 2018, en la ciudad brasileña de San Pablo.

Para el jefe de la delegación argentina, Adrián Verdini, exintegrante y extécnico de la selección de karate, el punto central está en el programa Doble Carrera, que propone ayudar a los jóvenes que se encuentran en edad universitaria y preuniversitaria a desarrollarse tanto en el ámbito deportivo como en el educativo: “El deporte y la educación van de la mano: se puede ser un deportista de alto rendimiento y, de la misma manera, un excelente profesional. Tener el título universitario es clave. No todos son Manu Ginóbili o Lio Messi, que pueden terminar su carrera viviendo desde el deporte. En el deporte a veces la realidad es dura, porque llega un tiempo en que el físico no te da más y el alto rendimiento te abandona”.

“Somos propulsores de este programa y queremos sostenerlo en el tiempo. Debe ser una política de Estado para todos los estudiantes deportistas”, subrayó Verdini, quien además es vicepresidente de FeDUA y coordinador general de Deportes de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM).

La ayuda económica para financiar los gastos de los deportistas es un tema esencial para apostar al crecimiento del deporte universitario en las competencias internacionales. “Financié el viaje con la ayuda de la Comuna de Monte Vera, la Universidad Nacional del Litoral y la Secretaría de Deportes de la provincia de Santa Fe. Además, gestioné mis propios beneficios para juntar dinero por mi cuenta”, señaló el atleta Carlos “Charly” Johnson, de 25 años, que cursa el último año de la Licenciatura en Educación Física mientras trabaja en el área de deportes de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Había que hacer frente a 700 dólares para cubrir gastos de comida, alojamiento y transporte interno, además del pasaje a México, detalló a este suplemento.

A Micaela González, capitana del equipo de básquet femenino, le costó mucho poder pagar el viaje. Pudo conseguirlo “gracias, fundamentalmente, a la ayuda de muchos sponsors”, enfatizó. Con 26 años, es egresada de Periodismo Deportivo y ahora cursa el primer año de la carrera de Comunicación en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Además de ser jugadora de la selección femenina de básquet, trabaja en la administración de un depósito de una tienda para mascotas. “Sabía que el esfuerzo iba a valer la pena, porque realmente fue un viaje único”, confesó al Suplemento Universidad la representante del equipo ganador de la medalla de bronce.