Jueves 18 de agosto de 2022
26 OCT 2021 - 10:02 | Culturas
Música

Un joven de Miramar competirá en las finales Red Bull de freestyle

José Vine tiene 24 años y es conocido como Jesse. Será el único representante de la costa bonaerense en la etapa decisiva de la batalla de gallos, que se llevará a cabo este sábado y será transmitido en vivo por YouTube y la TV Pública.

Jesse está en el mundo “under” de las improvisaciones desde los 13 años, aunque comenzó a involucrarse en la cultura hip hop cuando tenía 8 años.

José Vine nació hace 24 años en Miramar, donde vive, y es conocido en el mundo del freestyle como Jesse. Se clasificó por 1ª vez a las finales de la famosa batalla de gallos de Red Bull, que se llevará a cabo este sábado desde las 17:00, que será transmitida por el canal oficial de la competencia en YouTube y, también, por la TV Pública.

Jesse participará junto a Tata, Wolf y Mecha, quienes el año pasado se subieron al podio de la competencia, y con Klan, MP, Sony, Brasita, Zaina y Dybbuk, que ya fueron parte de diferentes finales de la competencia. En tanto, habrá otros 6 debutantes en esta instancia: Saga, Mito, Vid, Jaff, Barba Roja y Larrix. Quien gane el 30 de octubre competirá en la final internacional que se hará en Chile.

El joven de Miramar está en el mundo “under” de las improvisaciones desde los 13 años. Aunque comenzó a involucrarse en la cultura hip hop cuando tenía 8 años, aunque “las primeras competencias no requerían de mucha exigencia porque eran meramente por diversión”.

Es conocido por sus participaciones en las batallas de plazas en Mar del Plata, Necochea, Ayacucho y Tandil, todos lugares en los que reconoce el “gran nivel” de sus colegas. Además, en los últimos tiempos logró fama por haber “ganado” dos batallas al reconocido Tata.

El rap es un género muy accesible, para rapear lo único que necesitás es tu cabeza, estar pillo”, consideró Jesse en una entrevista con La Capital. No obstante, detalló que “el rap es muy completo, soy muy exigente con lo que hago y con lo que escucho porque no alcanza con que haya rimas, tiene que sonar bien y si suena bien, no alcanza, tiene que decir cosas piolas y, además, tener buenas pistas, uno siempre quiere más”.

Jesse, quien paralelamente compone y desarrolla una carrera musical, reconoció que esta final de Red Bull le llegó “justo en un año en el que más descontracturado estuve en cuanto a objetivos que me puse. Yo para este año solo quería rapear. Todos los años anteriormente, desde que se podía mandar videos para postularse, mandé y me comí un par de desilusiones porque hubo veces que pensaba que iba a quedar de verdad. Y justo este año que no mandé video, que no era mi objetivo, quedé”.

Jesse será el único representante de todas las localidades de la costa bonaerense en las finales de Red Bull. “Por lo que vi en las clasificatorias, deberían haber quedado más de Mar del Plata y de toda la costa porque hay cada monstruo… Es muy extraño ser el único de los pibes, es una bandera y un poco de presión. Al menos yo lo vivo así”, sostuvo.