Jueves 18 de abril de 2024
25 APR 2023 - 11:03 | Culturas
Televisión

MasterChef, atravesado por el fuerte cruce del guardavidas Juan Francisco y el mexicano Rodolfo: “Hablamos otro idioma”

Tuvieron que cocinar -en pareja y separados por un muro- un mismo plato. La noche no fue la esperada y ofrecieron el programa más divertido del ciclo de Telefe. Detalles y diálogos desopilantes. Mirá el video.

La raíz de la discordancia entre Juan Francisco y Rodolfo un problema de comunicación al no tener el mismo concepto de la palabra “arriba”.

En la noche de este lunes 24, seis de los doce participantes finalistas de Masterchef Argentina tuvieron el desafío de cocinar en pareja con uno de sus compañeros, un plato exactamente similar, pero divididos por un muro que les impedía escucharse, algo casi imposible.

Al aire cada noche con la conducción de Wanda Nara y la participación de Germán Martitegui, Donato de Santis y el dolorense Damián Betular como jurados, el programa –que va a las 22:45 por Telefe– sorprende cada noche con por su combinación de gastronomía, diversión y entretenimiento.

Cuando aparecieron los muros, con su compañero de cocina detrás y sin verlo, Wanda probó la “conexión” entre las parejas y mientras Daniela y Candelaria adivinaron el color que escribió una de ellas en una hoja, llegó el turno de Rodolfo y Juan Francisco, el guardavidas de San Bernardo.

La conductora del ciclo le preguntó: “¿A dónde te irías de vacaciones, Rodolfo?”. Y el mexicano lo anotó, sin mostrarlo a la cámara. Juan Francisco, del otro lado del muro respondió: “¡A Londres! “No, nada que ver –dijo Rodolfo– elegí a San Bernardo”. “Dejate de joder, ni vos te lo creés”, le espetó el guardavidas en el “off”.

Fue una prueba complicada, tal vez la más difícil del ciclo, y esto ocasionó disturbios y tensiones entre las relaciones. Los gritos estuvieron a la orden del día, así como la falta de paciencia. La primera pareja que tuvo una discusión y que siguió durante todo el programa fue la de Juan Francisco y Rodolfo, quienes no lograron coincidir en nada. A pesar de que se preguntaban todo, no podían entenderse y todo fue empeorado.

“Rodolfo no te entiendo”, le gritó el guardavidas de San Bernardo detrás del muro que los separaba en el estudio. “Primero, agarrá el pica pica”, le respondió Rodolfo, en medio de un ida y vuelta. Luego, el guardavidas indicó: “¿Pero qué es el pica pica? Háblame en castellano, en español. Acá en Argentina no se llama así. El pica pica es jugando a la escondida, o cuando juego al truco”.

Yo tengo a la ‘guacamalla’ de Candelaria que grita la loca y no escucho nada. Nos anula completamente”, lanzó Rodolfo en el “off”, cansado de escuchar los gritos de al lado y no oír a su compañero.

La dinámica del desafío provocó que las parejas enfrentaran dificultades en su relación culinaria. Los ánimos se caldearon y se palpaba una falta de paciencia en el ambiente.

Al acercarse al jurado a presentar sus platos de champiñones rellenos con puré de boniato y peras caramelizadas, Martitegui, de Santis y Betular no pudieron ocultar su sorpresa al ver que ambos platos, a pesar de contener la misma comida, estaban diseñados de forma totalmente distinta.

Mientras se acercaban con sus presentaciones distintas, Wanda siguió bromeando porque en medio del programa se habían llamado “El rey de Guanajuato, en México, y el Duque de San Bernardo”. Así apodó anoche la mediática conductora a Rodolfo, quien es periodista especializado en la realeza con varios libros escritos sobre la temática real, y el guardavidas de San Bernardo, quien con su humor y frescura sigue al frente en Masterchef.

Al parecer, la raíz de dicha discordancia fue debido a un problema de comunicación entre los participantes, quienes aseguraron no tener el mismo concepto de la palabra “arriba. Wanda no tardó en preguntarles cómo fue el proceso, a lo que Juan Francisco respondió: “Uno hablaba en argentino y el otro en mexicano. Claramente hablamos otro idioma”.

Para mi arriba es arriba, acá, en China, en México, Japón y Groenlandia, dijo el guardavidas en el “off” junto a Rodolfo. “Para mí arriba es arriba de algo, lo que él debería haberme dicho es ponelo encima del puré y no arriba del puré. Hablaremos el mismo idioma, pero no la misma lengua. La próxima vez te traigo un diccionario”, bromeó Rodolfo a su compañero, ya distendidos sin superar la prueba de la noche, que sí lograron Rodrigo y Silvana, quienes subieron al balcón.

A pesar de todo, Juan Francisco y Rodolfo lograron reírse de la situación y coincidieron en que habían pasado un buen rato cocinando juntos. Fue un momento divertido que les permitió olvidarse por un momento de la competencia y disfrutar del lado más desafiante del reality gastronómico más visto del país.

Las devoluciones del jurado fueron contundentes. “Las peras son para comer con crema americana. No tiene nada que ver con este plato”, lanzó Betular. Donato expresó lo evidente: los platos diferían uno del otro en casi todo. Y Martitegui fue más allá: “Veo errores por todos lados, más allá de que no se parecen las presentaciones. No se puede rellenar unos hongos con panceta cruda y maní y destrozar unos espárragos y que queden secos dentro de ese hongo, una pésima elección”.