Lunes 06 de abril de 2020
02/03/2020 - 21:11 | Noticias | Opinión

Segundo Gobierno Portocéntrico, otra imperdible columna de Jorge Asís

Del triángulo Macri-Vidal-Rodríguez Larreta al rectángulo Alberto-Máximo-Axel-Sergio, un nuevo despacho del prestigioso escritor y periodista analiza la actualidad política del país.

"Cuatro son los vértices del Segundo Gobierno Portocéntrico", escribe Asís, en referencia a Alberto, Máximo, Axel y Massa.

Alberto Fernández, El Poeta Impopular, como Presidente, consolida la hegemonía de Buenos Aires sobre el complementario resto del país.
En sus dos vertientes. La Provincia Inviable, y el Maxi Quiosco del Artificio Autónomo de la Capital.
“Pero Buenos Aires, no olvidarse, existe antes que la Nación”.
Lo confirma el “bonaerense hasta la médula espinal”.
Se irrita con facilidad al comprobar que funcionarios decisivos de la provincia son más porteños que el lunfardo.
Insisten en gobernarla desde la Capital.

DEL TRIÁNGULO AL RECTÁNGULO
El triángulo macrista del Primer Gobierno Portocéntrico estuvo conformado por Mauricio Macri, El Ángel Exterminador, como Presidente.
La señora María Eugenia Vidal, La Chica de Flores de Girondo, la Gobernadora.
Y Horacio Rodríguez Larreta, Geniol, el Alcalde.
Al extinguirse electoralmente, el triángulo fue suplido por el pentágono “doctorista”.
Pero es, en realidad, un rectángulo (consta que La Doctora es la dueña de la nueva geometría).
Cuatro son los vértices del Segundo Gobierno Portocéntrico.
En el primero está Alberto, líder unánime de PARTE, su partidito artesanal. Referencia del Randazzismo sin Randazzo.
En nivel levemente inferior se encuentran los otros tres vértices. Siguiente orden.
Máximo Kirchner, En El Nombre del Hijo, bonaerense formado en la Patagonia.
Referencia de La (Agencia de Colocaciones) Cámpora. Organización que cuenta con el más claro proyecto estratégico de poder. Para un país “con todos adentro”.
Sigue Axel Kicillof, El Gótico, acaso el producto más original del peronismo resignificado.
Y Sergio, El Conductor, Titular de la Franja de Massa. Según Alberto, es Sergio quien “está mejor preparado para llegar a la Presidencia”.
Ahora Rodríguez Larreta, en sociedad con Vidal, aguarda la extinción del rectángulo y disputa la jefatura de la oposición con Mauricio.
Mientras tanto aspira y espera el reciente radical Martín Lousteau, Personaje de Wilde, también porteño.
Sin el protagonismo oral ni moral de Mario Negri, Zorro Gris, radical cordobés, astuto y fervorosamente adicto al Melatol.
Fue dormido (Negri), con Melatol, en el Consejo de Magistratura.
Lo durmió después la señora Carrió, Derrotada Exitosa, al colaborar con Negri en la campaña perdida para la gobernación de Córdoba.
Y acaban de dormirlo, junto a Cristian Ritondo, El Potro, con la lícita presencia del embajador Daniel Scioli, Líder de la Línea Aire y Sol. Sentadito en la disciplinada banca de diputado.
Para la tristeza patética de recortar las jubilaciones de los jueces y de los diplomáticos.
Causas perdidas en la opinión pública, tratadas con una ligereza extraordinaria.
Tomaron a respetables magistrados y a los más prestigiosos embajadores como si fueran meros emblemas de la literatura picaresca.
“Es la primera vez que un cargo honorífico debe ser simulado”, confirma un fiscal retirado.
“Se enteran en la cuadra que cobro jubilación de privilegio y me putean”.

UN HOMBRE CON SUERTE
En 1959, cuando nació Alberto, Frank Kapra filmó “Un hombre sin suerte”.
Con Frank Sinatra, la radiante Eleanor Parker y Edward G. Robinson, siempre de malo.
Al contrario de Sinatra, El Poeta Impopular es un “Hombre con suerte”.
Cierto amigo económicamente poderoso, un peronista cultural, El Facilitador Inmobiliario, durante años le prestó el departamento en Puerto Madero.
Y la dueña de la geometría, La Doctora, al reconciliarse después de diez años, le prestó el poder.
Es Alberto quien acapara el Segundo Gobierno Portocéntrico.
Es su propio Premier. Funciona como su propio vocero.
Habla mucho. A veces, de manera excepcional, dice algo inteligente.
Con el primer cordón de los amigos entrañables del Peronismo de la Capital.
Son los peronistas que nunca pudieron ganarle una interna al indignado Raúl Padró.
A los peronistas metropolitanos del primer cordón del albertismo se los nota más contentos desde que el jefe plantó distancias políticas con MEO.
Marcos Enrique Ominam. Imaginativo estratega chileno. Junto al francés conectado con los chinos supieron organizarle a Alberto desplazamientos equivocados.
MEO fue el inventor de la Estudiantina de Puebla, pintoresca conglomeración de estadistas retirados.
La estudiantina de Puebla, para algarabía de Felipe, Máximo Cuadro del Felipismo, quedó al costado.
Fue cuando La Doctora lo habilitó a Alberto para mostrarse con Netanyahu, El Bibi.
Y tratara de componer una pasable relación con el máximo aliado. Trump, The Fire Dog.
Sin pasar por el filtro del altivo mister Claver Carone. Influyente funcionario “trumpista” del Departamento de Estado.
Según Alberto, Claver Carone, El que se Fue, es manipulado por el argentino enigmático que prefiere ignorar.
Aunque aquel argentino podría facilitarle el acceso a despachos decisivos.
Sin equipararse, al menos, en inexplicable capacidad de llegada, al gobernador Juan Manzur, El Menemcito.
“Con los timbres que tiene Manzur -confirma la Garganta- algunos dolores por la deuda se pueden calmar”.

PÓLVORA MOJADA
Hoy precisamente el Hombre con Suerte ocupa sus mejores energías en resolver el dilema de la deuda demencial.
Trampa infinita que para un país emergente no tiene solución.
A los acreedores, de organismos multilaterales o de fondos privados, les interesa que la deuda persista. Eternamente.
Pero Alberto tomó con algarabía que el Fondo declarara la insolvencia patriótica del país para pagar.
Gracias al esmero de Martín Guzmán, Gardelito, los bonistas extraterritoriales descuentan que la deuda va a estar para siempre.
Sin el MEO, y antes de enviarle señales afectuosas a los presidentes vecinos, Alberto se envolvió en la sotana protectora de Francisco para encarar el meritorio periplo macrista por la Europa extenuada.
Estampas que marcan la integración macrista al mundo.
Como es un hombre signado por la suerte, Alberto sospecha que los líderes europeos lo prefieren.
Por representar la figura antagónica de Jair Bolsonaro, Cabra Loca.
La identidad se fortalece entonces por contraste.
«Alberto es más presentable en sociedad que Bolsonaro».
Pese a la desesperación de los pocos empresarios argentinos que quedan. Se encuentran en «modo plancha».
Reclaman una relación diplomáticamente adulta con Brasil. Aunque las diferencias con Bolsonaro sean transitoriamente explotables.
El excesivo tiempo dedicado a la trampa interminable de la deuda funciona, aparte, como pretexto para legitimar la parálisis del gobierno que oculta el valioso plan económico.
Como dista de ser tonto, el Hombre con Suerte no se emociona todavía con las operaciones de los grandes medios que tienen la pólvora mojada.
Y lo peor: cierta premura para alejarlo a Alberto de La Doctora que le prestó el poder.
Pero hoy El Poeta Impopular aprovecha la feliz coincidencia del apoyo de los que la adoran, con el apoyo de quienes la detestan.
En la trampera, con la pólvora mojada se confunden. Lo toman como «el último refugio del antidoctorismo».