Sábado 08 de agosto de 2020
23/07/2020 - 12:25 | Noticias | Coronavirus
Judiciales

Pinamar: un hotel de Cariló desmontó un médano por completo y fue denunciado penalmente por la Municipalidad

Se trata del Torrecillas, cuyos responsables comerciales son acusados de crímenes contra el medio ambiente con el objetivo de lograr una salida directa a la playa.

Los denunciados son los responsables de la firma comercial que desarrolla actividades bajo la persona jurídica Carinver S.A. y bajo el nombre de fantasía “Torrecillas Carilo” Hotel.

El secretario de Gobierno Municipal del Partido de Pinamar, Dr. Alberto Lamarque, formalizó una denuncia penal por crímenes contra el medio ambiente contra el Hotel Torrecillas de Cariló por el presunto retiro de 250 m3 de arena, desmantelando un médano entero para lograr así una salida directa a la playa.

El Intendente Martín Yeza calificó lo que hizo el hotel como “una salvajada”  y advirtió que “todo el equipo municipal va a estar trabajando hasta las últimas consecuencias para obtener la remediación del médano, que los responsables la paguen ante la justicia y que deban hacerse cargo de los daños y perjuicios civiles que surgieran".

Fabián de la Serna, Director de Frente Marítimo de Pinamar, detalló que "de acuerdo al procedimiento de autorizaciones de refulados, que se rigen por una ordenanza, la administración del Hotel tramitó una autorización para mover arena que tenía tapando unos juegos de niños que tenían en su acceso a playa. Solamente tenían autorizado ese movimiento para mantenimiento de esa zona de juegos. Se trataban de menos de 30 m3 lo que tenían que mover. Se les hizo la aclaración de que no debían tocar otro metro de playa ni de duna".

El viernes 17 de julio se constató que en la zona se encontraba una máquina trabajando en el movimiento de arena de sectores no autorizados por el permiso. "Es allí cuando actuamos", explicó De la Serna, "Habían aplanado zonas del cordón dunícola que se encontraban en una recuperación notable. Inmediatamente actuamos administrativamente con lo que dispone el código de faltas".

"Lo que se hizo se traduce en un daño grave al recurso de playa duna, la duna cumple un rol muy importante ya que defiende ante las crecidas o tormentas. Allí el agua de lluvia se reinfiltra como recarga de nuestra reserva subterránea de agua. Podemos entender que a veces, luego de una sudestada, el médano aumenta su tamaño y puede poner en peligro una estructura edilicia. En ese caso se pueden hacer trabajos de refulado previo análisis ambiental y consenso con el consejo asesor. Dicho esto está claro que lo que se hizo en esta oportunidad fue una salvajada", explicaron desde la Secretaría de Paisaje y Medio Ambiente.