Viernes 25 de septiembre de 2020
16/09/2020 - 11:00 | Noticias | Coronavirus
>Si tenés síntomas o dudas sobre el Coronavirus, llamá gratis al 148

Coronavirus en primera persona en Dolores: “Volvía a casa con fiebre pensando dónde ir para no contagiar a mi familia”

Marcos Clemente, un policía dolorense que trabaja en Lezama, estuvo internado por Covid con su esposa y vivió, además, el drama de encontrar a alguien que pudiera cuidar a su hijo. “Estás 13 días solo, ves videos de gente que no se cuida y te da impotencia”, dijo en diálogo con Entrelineas.info.

Marcos estuvo internado en Sanatorio Regional. “Estuve cuatro días con hipo y eso agravó la evolución de la enfermedad; también me tuvieron que suministrar oxígeno”, recuerda.

Marcos Clemente es policía, vive en Dolores y trabaja en Lezama. Una de las primeras cosas que hizo luego de salir de una internación de 13 días fue escribir a Entrelineas.info para dar testimonio de su agradecimiento a los trabajadores de la salud del Sanatorio Regional. En su nombre y el de su esposa, Laura, ya que ambos se contagiaron el Coronavirus y fueron atendidos en el lugar.

Marcos y Laura tienen un hijo de 6 años y resultó un gran problema ver quién se podía hacer cargo de él mientras sus papás estaban internados. “Un compromiso dejarlo, porque él también tiene el virus en el cuerpo y contagia. Al final, fue con un compañero de trabajo que ya había pasado por lo mismo, hasta que mi mujer pudo regresar a casa”, explica Marcos para revelar otra de las cuestiones que trae la Covid y sobre el que no se hace habitualmente hincapié.

Marcos se contagió en la comisaría de Lezama. Después de varios días con fiebre, le diagnosticaron una neumonía bilateral que obligó a su internación. “Se te cierra el pecho, no podés respirar con la totalidad de los pulmones, te duelen los músculos”, relata. Para colmo “estuve cuatro días con hipo y eso agravó la evolución de la enfermedad; también me tuvieron que suministrar oxígeno”, agrega.

“Que te dejen aislado, solo en una habitación es un trastorno mental terrible. Estás 13 días solo, ves videos de gente que no se cuida y te da impotencia porque no lo toman por lo que es”, insiste Marcos, quien considera que dar su testimonio es una forma de crear conciencia.

“Ni bien caí lo primero que se me cruzó fue el chico de Massa, compañero mío, que falleció a los 37 años”, dijo. “Gracias a Dios, en el sanatorio le están dando mucho con la medicación, lo están manejando muy bien, pero llegó un momento que estaba lleno y dos enfermeras tuvieron que aislarse… Donde colapse estamos en el horno…”, resaltó.

Como para reforzar la idea de que no es una gripe común, Marcos advierte que “después del alta te queda malestar en el cuerpo, se te acalambran los músculos, lleva un procesito más recuperarte”.

Y, para colmo, “no sólo es el trastorno de tener el virus sino todo lo que genera: yo venía manejando del trabajo con 38º de fiebre y pensaba dónde me podía ir para no contagiar a mi familia. Lamentablemente no tengo otro lugar para ir y cayeron todos, aunque afortunadamente sin mayores consecuencias”.