Martes 27 de julio de 2021
02 MAY 2021 - 19:23 | Política

En qué consiste la teoría “copy-paste”, el plan de Máximo Kirchner para buscar la reelección de Alberto Fernández y Axel Kicillof

Lo revela este domingo el DiarioAr. Máximo Kirchner, que este domingo asumió formalmente al frente del PJ Bonaerense, busca impulsar repetir la fórmula de 2019 en 2023. El rol de Sergio Massa. Los detalles.

Máximo Kirchner, de 44 años, busca en 2023 repetir la experiencia de 2019: Kicillof en la Provincia y Alberto en la Nación.

Este domingo 2 de mayo Máximo Kirchner, a los 44 años, asumió al frente del PJ Bonaerense. El poder del diputado nacional es central en la coalición oficialista. Incluso, el periodista Pablo Ibáñez, siempre bien informado, en elDiarioAr.com (el diario que nació este año para brindarle un aire fresco a nuestro oficio y en un puñado de meses transformarse ya en una agradable realidad) anticipa que ya trabaja sobre la tesis de la teoría: “copy-paste”.

¿En qué consiste? En el plan reeleccionario de Alberto Fernández en la Nación y Axel Kicillof en la provincia. “Y, adicionalmente, que (Sergio) Massa mantenga el protagonismo como tercer pasajero con butaca en el Congreso. Un statu quo, real o ficticio, difícil de dar por cierto en una Argentina donde todo es líquido”, escribe Ibáñez este domingo. 

“Después habrá que ver lo personal de cada uno”, lo explican al lado de Máximo, como condicional de que puede haber otro plan si algún implicado no quiere jugar al copy-paste del 2019 en el 2023. La realidad se obstina, en general, en destruir cualquier plan a mediano plazo.

Máximo Kirchner sabe que le atribuyen conspiraciones y complots y, por eso, se encarga de repetir la teoría de la continuidad: el 4 años más 4 años para todos, y, a la vez, minimizar, sin destrato, los pedidos para que su oportunidad presidencial la ensaye en el 2023. Juan Grabois, de diálogo frecuente, es el más explícito promotor de un Alberto Fernández transicional, que debe terminar bien para dejar paso a un proceso más profundo que debería encabezar Máximo.

Incluso Ibáñez aporta otra singularidad. Néstor Kirchner apuntaba al 2007 pero ocurrió en el 2003. Veinte años después, Máximo bosqueja una hoja de ruta de cara al 2027. ¿O será en 2023?

“Máximo, que habla poco, en los últimos meses se convirtió en un defensor explícito de Alberto Fernández: destaca su centrismo y la impronta dialoguista, el modo en que trata de ordenar la pandemia, la administración de las múltiples crisis. Todo como contracara de los modos de Mauricio Macri, de la relación del poder y de los medios con Macri. En el peor tiempo de Fernández, en medio de un vínculo siempre crítico con Cristina, Máximo aparece como el último albertista”, sostiene Ibáñez.