Martes 05 de julio de 2022
13 APR 2022 - 11:00 | Política
Boletín Oficial

Alberto Fernández firmó el decreto y echó a Luis Puenzo del INCAA

El Presidente le aceptó la renuncia al cineasta, que le había pedido el ministro de Cultura, Tristán Bauer, tras las protestas en el ente del cine.

Alberto Fernández ya firmó el decreto que desplaza a Luis Puenzo al frente del INCAA. La norma, que se publica en el Boletín Oficial de este miércoles, también lleva la rúbrica de Tristán Bauer, ministro de Cultura, quien le pidiera al cineasta la renuncia, tras la protesta frente a la sede del organismo que presidía, en esta semana.

"Dispónese el cese del señor Luis Adalberto PUENZO en el cargo de Presidente del INSTITUTO NACIONAL DE CINE Y ARTES AUDIOVISUALES (INCAA), ente público no estatal en el ámbito del MINISTERIO DE CULTURA", dice el breve texto, en su primer artículo, con un segundo de formas.

Así, el Presidente echó al director de La Historia Oficial, la primera película argentina en ganar un premio Oscar, de su gabinete.

La salida de Puenzo se había anticipado ya este lunes cuando se diera la protesta en la sede del INCAA, en ausencia de su autoridad. Desde ese lugar, Bauer había anunciado que habría "cambios" en el organismo del cine.

Pero este martes, Puenzo -quien tenía roto el diálogo con su superior -hombre del Instituto Patria de Cristina Kirchner- había desconocido su salida tras los dichos de Bauer y había dejado un mensaje a Fernández. “Si a mí me transmitieran que el Presidente quiere que yo me aleje del INCAA, no lo dudaría”, dijo en una entrevista.

El reconocido cineasta había dejado en claro sus intenciones de seguir al frente del INCAA y, aún antes de desatarse la protesta frente a sus oficinas, había buscado cobijo en el Presidente, con quien se reunió hace poco.

Sin comunicación con Bauer, Puenzo intentó crear un puente directo con Fernández, bajo el amparo de su asesor Ricardo Forster -con interés en las áreas culturales del Gobierno- pero la manifestación de documentalistas que exigían mayor presupuesto para las películas y la salida de la -hasta entonces- autoridad del organismo fue el detonante del destino de Puenzo, cuestionado por distintas voces de la industria.

Puenzo había llegado al INCAA como parte de los acuerdos internos del Frente de Todos y como gesto para el aliado Fernando "Pino" Solanas y su espacio Proyector Sur. Fallecido el exembajador en la UNESCO, su colega en el arte del cine quedó sin referente político en el armado oficialista y con una gestión fuertemente cuestionada.

Puenzo intentaba que ciertas producciones que se financiaban en su totalidad con fondos del INCAA pasaran a tener un porcentaje de fondos privados para acceder a los créditos del organismo. Pero su inaccesibilidad y su recelo para hablar sobre su gestión lo aislaron y recibió el reproche de distintas aristas de la industria cultural.

A las críticas de DOCA -la agrupación de documentalista que impulsó la protesta de este lunes, con apoyo de actores como Verónica Llinás y Esteban Lamothe, se le sumó cierto desmanejo de la escuela ENERC, donde fue desplazada una secretaria académica y despertó la rebeldía estudiantil que se sumó en la manifestación.

Protesta e incidentes en el INCAA

Un grupo de trabajadores de cine protestó el último lunes en la puerta del INCAA, para pedir la renuncia del director Puenzo​ y reclamar que se eleven los presupuestos destinos a la realización de películas. Hubo momentos de tensión entre los manifestantes y la Policía de la Ciudad.

Los cruces y empujones empezaron cerca de las 16.30 cuando un grupo de manifestantes se enfrentó cuerpo a cuerpo con los agentes que intentaban correrlos hacia un costado para liberar un carril de la calle Lima, que estaba cortada en su totalidad.

Tras los incidentes, varios manifestantes fueron demorados y uno de ellos quedó detenido. Se trata de Andrés Nicolás Mackiewicz, de 32 años, que fue acusado de agredir a un policía. Además, se secuestró una casa rodante que se usó para cortar la calle.

Al día siguiente, Puenzo dialogó con Clarín y se refirió a los enfrentamientos: "Fue muy exagerado y se complicó por la represión policial. Esa violencia complicó todo, en un momento en que parte de la manifestación se iba para (la escuela de cine) ENERC, para hablar con su rector, la policía reprimió y terminó de desbaratar todo. Eso derivó en un caso y sus ecos van a perdurar".