Domingo 19 de mayo de 2019
15/11/2018 - 15:41 | Noticias | Sociedad

Intentan determinar si Rocío Moyano salió de la provincia de Buenos Aires

Personal de investigaciones realizó diligencias en Pinamar y Madariaga. Piden colaboración a remises o taxis que pudieron haber trasladado a la joven que desapareció el martes.

Su papá fue la última persona en verla cuando la dejó en la puerta de la Escuela Secundaria 5, el martes a las 13:20.

La Justicia y la Policía Bonaerense trabajan sobre distintas hipótesis para dar con Rocío Marilyn Moyano (14), quien desapareció en la tarde del martes de la puerta de la Escuela Secundaria 5 de Avenida Buenos Aires y Urrutia, en General Madariaga.

Su padre fue la última persona en verla cuando la dejó en la entrada del establecimiento, a las 13:20, y recién a las 19:14 recibió un mensaje de texto que decía “Pa, estoy bien” como última señal de la menor.

Los investigadores recepcionaron la denuncia ayer por la mañana y ya recorrieron domicilios de sus amigos, visualizaron cámaras del COM y verificaron espacios públicos de la ciudad bonaerense.

También cotejaron datos en las terminales de Madariaga y Pinamar para verificar si la chica pudo haber abordado un colectivo con destino a Retiro, en Buenos Aires, o a Mar del Plata.

Ante las escasas medidas de prueba solicitaron a remiserías y taxistas que aporten datos sobre Rocío, quien tiene contextura delgada, pelo largo de color castaño oscuro y un piercing en la nariz.

Al momento de desaparecer vestía pantalón negro o azul oscuro, zapatillas negras con un rombo dorado y una campera oscura.

Se logró determinar que la joven posee antecedentes de fuga del hogar según lo relatado por sus allegados.

LA PISTA DE SENTIAGO DEL ESTERO
Una de las hipótesis más fuertes es que haya viajado a Santiago del Estero, lugar en donde viviría su madre.

Esta posibilidad cobra fuerza debido a que la mujer se presentó en Madariaga hace 10 días y reclamó su tenencia a la Justicia de Paz, aunque la misma le fue denegada.

La mamá también intentó presentar una denuncia por secuestro en la fiscalía local, pero no se la aceptaron porque Rocío vive con su padre desde hace diez años y es quien tiene la tenencia.

Ante esto, la dirección de investigaciones se aprestaba en la noche del miércoles 14 a pedir colaboración a sus pares santiagueños para extender a ese territorio las pesquisas.