Miércoles 21 de agosto de 2019
31/01/2019 - 17:55 | Noticias | Sociedad

Detectan caso de hantavirus en el penal de Magdalena: ya hay 9 casos en la Provincia

Es un interno de la Unidad 28 y el caso fue confirmado por los análisis del Malbrán.

Un recluso de la Unidad Penitenciaria Nº 28 de la localidad bonaerense de Magdalena contrajo hantavirus y debió ser internado.

Un hombre de unos 40 años, alojado en el penal de Magdalena, debió ser trasladado a un centro de salud de alta complejidad de La Plata luego de que manifestara síntomas que exteriorizan aquellas personas que han contraído hantavirus.

Según El Día, se trata de un recluso que se encuentra cumpliendo condena en la unidad carcelaria 28 y que, según los primeros datos aportados por las autoridades penitenciarias, en las últimas horas comenzó a sentir un malestar generalizado con dolor en articulaciones y cabeza.

Producto de este cuadro, similar al de una gripe, fue atendido en la unidad sanitaria del penal y sometido a una serie de análisis para determinar si se contagió la enfermedad transmitida por roedores.

Ante el resultado positivo que arrojó la prueba, se decidió llevar al recluso hasta el Hospital San Juan de Dios de la capital bonaerense, en donde permanecerá internado durante las próximas horas para recibir el tratamiento indicado para combatir los daños que provoca esta patología.

A raíz de los potenciales riesgos que se corren en lugares tan poblados como las cárceles, con los casos de hantavirus que se han declarado en la región, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) ya había solicitado que se pongan en marcha acciones de prevención y desratización en prisiones, comisarías, centros cerrados para jóvenes y neuropsiquiátricos bonaerenses para evitar el contagio del virus que transmite el ratón colilargo.

El pedido se fundamentó en el hecho de que “en las inspecciones diarias a los lugares de encierro, la CPM ha constatado con gran preocupación mucha presencia de roedores y la falta de higiene de los espacios donde se alojan las personas detenidas, dos cuestiones que hacen de estos lugares sitios muy propicios para la propagación de la enfermedad”.