Martes 18 de febrero de 2020
07/02/2020 - 12:12 | Noticias | Sociedad
Verano 2020

El intendente de Villa Gesell explicó por qué quiere cerrar los boliches bailables

Gustavo Barrera dijo que busca “que los jóvenes vengan a divertirse y no a matar” y llamó “a los gesellinos que quieran entrar en la discusión para que salga un proyecto superador”.

El intendente Barrera criticó a la oposición local por querer “sacar ventajas de un hecho trágico” como el asesinato de Fernando Báez Sosa.

“Queremos que el Concejo Deliberante debata esto con los gesellinos que quieran entrar en la discusión para que salga un proyecto superador y los jóvenes se vengan a divertir y no a matar”, dijo el jefe comunal en relación al texto que busca dar de baja las habilitaciones a los tres boliches de Villa Gesell.

En esa línea, Barrera explicó que están mal ubicados en la zona céntrica y que “causan daño” a los vecinos de zonas linderas, que “todos los días se encuentran con vidrios de autos o vidrieras rotas”. Esos tres locales son Pueblo Límite, Dixit y Le Brique, donde los rugbiers asesinaron a Fernando Báez Sosa.

Además, el alcalde destacó la necesidad de que se profundicen los protocolos respecto al servicio que prestan los “patovicas” en los boliches. “Cuando haya inconvenientes, los jóvenes deberían ser ubicados en algún sector para que puedan ser retirados por la policía”, dijo en declaraciones realizadas en Radio La Red y reproducidas por el portal Diputados Bonaerenses.

En paralelo, el intendente reprochó a Cambiemos por buscar que el Concejo Deliberante también declare la Emergencia en Seguridad, una iniciativa a la que el Municipio ya adhirió, según Barrera, luego de que la Legislatura bonaerense la proclame en diciembre, días después del recambio de autoridades.

“La política metió la cola en una caso lamentable como este asesinato”, recriminó el intendente de la localidad balnearia y agregó: “La seguridad ya está en emergencia, esto es oportunismo político y quieren sacar ventajas de un hecho trágico”.

Asimismo, Barrera explicó que este verano recibió, de parte del Ministerio de Seguridad bonaerense, un refuerzo de 650 efectivos y 20 móviles policiales, aunque aseguró que para evitar hechos como el asesinato de Fernando, la solución es “inculcar los valores de la vida, la integridad física y el respeto por el otro”.