Domingo 18 de abril de 2021
28/12/2020 - 00:20 | Noticias | Sociedad

Por qué se celebra el Día de los Inocentes el 28 de diciembre

Esta fecha es una oportunidad para bromas, pero se trata de tradición de más de dos mil años y con un origen trágico.

Según la tradición católica, hace más de dos mil años el Rey Herodes ordenó matar a todos los niños menores de dos años en Belén.

El Día de los Inocentes tiene años de historia y comenzó como la fiesta católica de los “Niños Inocentes”, en conmemoración a la matanza de todos los niños menores de dos años ordenada por Herodes al enterarse que había nacido el Mesías.

Con el tiempo, la tradición pagana fue quitándole el aspecto trágico a la fecha hasta convertirse en el “Día de los Santos Inocentes”: una oportunidad para jugarle bromas a los ingenuos y luego repetir la frase “que la inocencia te valga”.

Según la tradición católica, hace más de dos mil años el Rey Herodes ordenó matar a todos los niños menores de dos años en Belén, Judea, con el objetivo de conservar su poder al enterarse que había nacido Jesús, el Mesías, futuro Rey de Israel. De hecho, el nombre -Santos Inocentes- tiene relación con la matanza de estos bebés.

Herodes envió a un grupo de soldados a Belén con orden de asesinar a cualquier niño menor de dos años que encontraran, asegurándose así que el anunciado mesías, futuro rey de Israel, muriera. La matanza tuvo lugar el día 28 de diciembre y, para recordar a las víctimas, la Iglesia Católica decidió instaurar esta fiesta como homenaje.

Como era común en los primeros momentos de la religión cristiana, las fiestas fueron unidas a celebraciones paganas con el fin de que los distintos pueblos las asimilaran rápidamente. Este es el caso de la llamada fiesta de los locos, un festival que se celebraba principalmente en Francia entre Navidad y Año Nuevo y que fue fielmente representado por Víctor Hugo en Nuestra señora de París.

Como una especie de prefacio del carnaval, la Fiesta de los locos se celebraba con música, comida, disfraces y todo tipo de comportamientos que hubiesen sido condenados en otras fechas. El origen de esta fiesta es incierto, pero se encuentran numerosas coincidencias y similitudes con algunas celebraciones de la Antigua Grecia y de Roma, como la festividad de Saturnalia y la fiesta del Sol Invicto.